Yo también fui de Escuelas Viajeras: Recopilación de crónicas

AVISO: POST LAAAAAAARGO



El curso pasado, a un mes escaso de las oposiciones me fui yo solita con quince alumnos del colegio donde estaba a disfrutar de un viaje por Madrid, Escuelas Viajeras. Escuelas viajeras es una iniciativa del Ministerio de Educación y Ciencia donde se da una subvención a los colegios seleccionados para vivir un gran viaje cultural encontrándose con dos escuelas más provenientes de otros puntos de España. Una gozada. Siete días conociendo Madrid que me pasé.

Como el Señor X me dejó su internet móvil pude enviar reportes a mis compañeros del colegio casi todas las noches. En el informe incluí las anécdotas del día y algunas fotos.

Hoy me he acordado de lo que me divertí haciendo estos informes y quiero recuperarlos, para que queden para el recuerdo.

Día uno:
Hola compis!!!




El día ha sido agotador. Tras el viaje y antes de comer, partidillos de fútbol, ping pong y futbolín. Luego almuerzo, más juegos y ¡hora y media de piscina!. Luego juegos, cena, más juegos y evidentemente a las once y media han caído agotados en sus literas. Los maestros hemos aguantado la ronda compartida con "El Búho" (El cuidador de noche) con aire de zombis.



Alumnos y maestros del resto de colegios son agradables y simpáticos y ha habido muy buen feeling con nuestros chicos desde el primer momento. N y J comparten habitación con alumnas aventajadas en inglés, A tiene un nuevo amigo con gafas y hasta Pequeña flor de loto habla con más gente. El primer día ha sido un éxito. Incluso los accidentes han estado repartidos: Un gallego vomitó, un catalán tuvo una hemorragia nasal en la piscina y nuestra N se hizo una quemadura sin importancia en el brazo con el agua caliente de las duchas.



Le pusimos unos apósitos y el brazo ha mejorado hasta el punto que ya no hay rojez y no duele. Hablé con el padre de J por la noche largo rato y está tranquilo y sigue confiando en que cuidamos a su nena. De todas formas nuestra valkiria del norte ha venido sin crema solar, así que me sé de una niña que va a disfrutar del antiarrugas factor 50 de la maestra fashion, porque esta no se me quema más, que no me da la gana.



La monitora de la tarde, Gema, ha dicho que es un grupo de los mejores que han pasado por escuelas viajeras (se refería al grueso, a los tres coles) y no ha habikdo absolutamente ningún incidente relacionado con la disciplina.



Las instalaciones son mejores de lo que se apreciaba en la foto; estamos en una especie de ciudad escolar con institutos, residencias escolares y de estudiantes, polideportivos... entre un paraje de pinos con ¡ardillas!.



Ale, mañana más, que toca acostarse.



Besos


Día 2: Estoy agotada

Hola compis:




ESto es un no parar, en serio. Llevamos a los chicos arrastrados de sitio en sitio buscando un lugar por dónde sentarse (exagero, pero muy poco).



A las ocho menos cuarto de la mañana en punto despertaron a los chicos con El Canto del loco a toda pastilla por la megafonía. Pues bien, N y J mientras sonaba esa de "eres tooonto" dormidas como si nada, tanto que las tuvieron que despertar las amigas de Lugo. Más que con niños, con zombis, nos fuimos a desayunar. Pusieron embutido, pan para tostar y mantequilla, nesquick y cerales. El desayuno todos lo hicieron genial.



Como siempre vamos dando la nota los únicos a los que la monitora pidió repetir la habitación fue a nuestro J M y a Á L, que se han tomado la semana de vacaciones verdaderas y van pasando un poco de todo más que por rebeldía, por despiste puro y duro.



Antes de las nueve y cuarto ya estábamos en el bus y nos hemos ido al aeropuerto. Salvo algunas cosas sin importancia, no han hecho catetadas reseñables, salvo alguna boca abierta y gritos de júbilo ante el despegue y aterrizaje de los aviones. En el aeropuerto nos han montado en un avión de verdad remodelado para visitas de escolares donde nos han puesto unos vídeos acerca del funcionamiento de los aviones. Acto seguido, con unas pegatinas VIP de lo más molonas, y con una guía tan reposadita que parecía que se había tomado un orfidal, nos fuimos a ver las puertas de embarque y la zona de recogida de equipajes. Mucho andar.



De nuevo bus y a Aranjuez a un colegio de 1700 alumnos (los ojillos de los sanluqueños abieeertos como platos) a comer. El menú constaba de cocido (estaba bueno) con garbanzos, y una tortilla de patatas con ensalada, pan y fruta. Unos comieron más, otros menos pero ya van cesando las protestas de la comida. A la salida, un rato de reposo y al palacio que es graaaaaande. Los niños frustrados porque no se pudieron hacer fotos dentro y porque un guardia de seguridad en cada sala impedía que toquetearan cada cosa valiosa de la estancia. El palacio es una pasada, aunque había zonas en restauración a las que no pudimos acceder.



A la salida del palacio hay unas estancias dedicadas a museo: cunas reales del siglo XVII, XVIII y XIX, ropas, ¡vestidos de gala!, mantos reales con armiño (que Nuria describió como "igualito al manto de la Virgen de la Rábida"), juguetes de Alfonso XII y XIII y hasta un aparato de pesas de Alfonso XIII.



A la salida del museo me quedé rezagada viendo con detenimiento los bordados de un traje de gala del s. XIX que me hubiera sentado de muerte cuando me aparecen Flor de loto y N agarradas de la mano, coloradas y emocionadas gritándome:



- ¡Maestra! ¡veeeeeeeen! ¡Verás qué fashion!



Corro con ellas y, en la sala siguiente, me encuentro una vitrina gigante con los trajes de novia verdaderos de la Reina Sofía (en adelante la llamaremos casiñosamente "Sofi"), las infantas Elena y Cristina y de la Leti. Salto literalmente del gusto. A (Que se llama igual que Flor de loto pero es la maestra catalana, aunque tiene poco acento) y yo babeamos alrededor de la vitrina gigante y sacamos las siguientes conclusiones fashion:



- El traje de Elena es tan rococó que parece sacado de una boda gitana como la del Farruquito.

- El traje de Cristina no está mal, y parece de Rosa Clará, pero con las mangas raras.

- El traje de la Sofi lleva muchos encajes y tiene que ser muy trabajoso no engancharte con las joyas.

- El traje más bonito es el de la Leti, la tele no le hizo justicia y la chica estaba más delgada que Mi N (aquí todo es Mi , mi N, Mi M...)



Recuperadas de la emoción y tras la vuelta a casa seguimos con la rutina del día, a saber:



- Piscina. Hoy sangraron por la nariz, D, el gallego que anda enamoradísimo de nuestra M y nuestra N. Creemos que es el calor y la emoción de la piscina. También el cloro, que es el 97 % del agua de la piscina.



- Ducha. Hoy no se quemó nadie y los Tres mosqueteros (El Gallego, la Catalana y una servidora) pudieron respirar tranquilos.

- Cena. Arroz tres delicias, ternera y no recuerdo qué más...

- Presentación de los gallegos. Un vídeo megafashion de la muerte donde sale hasta la consejera de educación de allá dando mucha suerte a las escuelas viajeras y tal. Muy currado. La catalana se deprime y me dice que lo de ella es cutre. Yo le echo fe y Flor de Loto hace unas aportaciones geniales para hacer nuestra presentación, que es el viernes.

- Vídeos chorras de risa.

- NOs acostamos. Al fin.





Mañana más.



Besos a todos y todas.



Análisia alternativo-fashion-emocional



Nuestra M ha tenido un momento de llantina por la tarde después de llamar a casa aunque se ha repuesto pronto y se ha acostado cansada y feliz.



Tenemos que meter como tema transversal algo que se llame "vestirse para la piscina", que contendrá los módulos de "no dejarse las orejas por fuera del gorro de látex" y "no dejarse el slip asomando por el bañador". M y J M serán los primeros matriculados. De hecho, tengo fotos que lo demuestran.



Nuestras niñas han ligado y mucho. Admiradores declarados entre los galleguiños tienen V y M. J es tan guapa que los chicos no se atreven a hablarle, así que la admiran manteniendo la distancia. Flor de loto dice que son todos muy feos (aunque en realidad son todos muy chicos para ella). Nuestros niños no se comen un rosco, aunque ha habido acercamientos serios de Á J, que se sienta a comer y cenar con un grupo de chicas a las que demuestra que si la manzana cae en el cola cao es de lo más gracioso del mundo. Cada uno liga como puede.



A se ha tomaddo un Effrenalgan (o como sea) antes de acostarse porque le dolía horrores la cabeza. Lo he interceptado a tiempo justo antes de reforzar el efecto con un Dalsy que le había dado M. Menos mal que se han chivado los de la habitación (creo que yo también he ligado) y me lo han dicho corriendo, así he podido explicarle a A que de la cocina a su cuarto es normal que no se sienta mejor, porque no da tiempo.



PD para Maria José: ¿Acostada yo? ¿Eso qué es? He salido de una reunión con los monitores hace nada, así que eso de descansar ocho horas se esperará hasta la vuelta.

Siguiente día: Arrastrándome por los rincones
Hola caracola!




Pues sí, compis, es la una menos cuarto de la mañana y acabamos de llegar hace nada de Madrid de tomar chocolate con churros en una calle cerca de la Puerta del Sol (como la canción de Mecano) pero la crónica es obligada porque el día ha sido de órdago.



Por la mañana nos sorprende el frío, porque estamos casi en Coslada, cerca de la sierra NEVADA y esta noche apenas hemos estado a 8 grados, montamos en el bus y en medio del Paseo de la Castellana me dice M:



- Maestra, M está "gomitando".

- No me digas eso- Gimo.



Me doy la vuelta y está vomita que te vomita en una bolsa (hasta pa vomitar están bien enseñados). A, que está al lado, empieza a sugestionarse.



- ¡Qué asco! - Grita. Empieza a ponerse rojo, los ojos llorosos.- ¡DAME OTRA BOLSA!- Grita mientras se tapa la boca con las dos manos.

- Ahhhhh!!!!!!, ¡VICTORIA!-Le digo a la monitora- ¡Dale otra bolsa al rubito!



La monitora ha olvidado que los niños suelen "gomitar" en los autobuses y no trae bolsas.



M grita a A que mire para otro lado y piense en otra cosa, mientras los catalanes gritan que les da mucho asco y que también quieren vomitar. Se empieza a mascar la tragedia y el autobusero nos baja aprisa en la puerta del Congreso de los diputados.





Allí sabemos lo que es frío de verdad. Hoy hay pleno y mucha prensa concentrada en la puerta. Nos ponemos en las escaleras para hacernos la foto de rigor bajo la atenta mirada de un serio nacional con metralleta.



Al levantarnos un gallego grita (pónganle, por favor, el mejor acento galego que les salga al siguiente comentario):



- ¡Ay, cojones, menudos huevos que tiene el bicho! - Señalando a l león del congreso. Acto seguido, se pone a fotografiar a los huevos del león.



El de la metralleta se parte, yo le doy palique y me dice que lleva cuatro años ahí destinado y que no ha visto un comentario igual.



Nos montamos de nuevo en el bus y a los cien metros M está con el estómago al revés de nuevo, echando el resto del desayuno en una bolsa. La maestra se masajea las sienes. La monitora no se explica qué clase de récord es este de marearse en cien metros. La maestra decide que va a intentar chutar al niño de biodramina (cosa que hice, previa consulta con la mamá).



No hay mucho más incidente hasta el intento de escapada de la maestra para ver a Sorolla que quedó frustrada por los guardias del museo que le dijeron, muy educadamente que no había turno para entrar hasta horas más tarde. La exposición de arte victoriano la ví sin problemas.



Pequeña flor de loto disfrutó pasando de la guía mayor (reconozco que los trata como si fueran demasiado pequeños) y escuchando de una servidora las historias de los líos de Goya con la Duquesa de Alba.



Hemos comido en el colegio San Ildefonso, sí, el de la lotería, y de hecho dos niñas de las que cantaron estas navidades nos cantaron unos numeritos (hay vídeo). A esas alturas A ya me ha advertido que le duele la tripa. Le duele más cuando se sienta. La tripa la tiene al triple de su tamaño habitual. ¿El problema? Que no va al baño desde el domingo.



Llamo a la mamá y convenimos en intentarlo con un supositorio de glicerina.



- ¿Le tienes que meter el dedo en el culo al niño?- Me pregunta la guía joven, Gema, horrorizada.

- Lo mismo sí- Respondo, con una maternal resignación.



Abreviando, el nene se lo pudo poner solo e hizo tal efecto que la tripa volvió a su tamaño habitual. y se metió feliz en la piscina.



Por la tarde han llorado de morriña N y R. R desconsoladamente porque al parecer acabó el dinero en llamadas internacionales y la angustia de no poder comunicarse con los papás la fue entristeciendo hasta que reventó en rencillas con N y con N. Por ahorra arreglado, porque ya ha hablado con los papás y hay diálogo sin rencores con las compis. N tiene morriña sin más, la pobre, sobre todo cuando se acuerda de su hermana chica.



En la noche hubo puré de calabaza (riquísimo!) y al menos todos lo probaron. Un logro.



Después de cenar nos hemos ido al paseo nocturno y a comer chocolate con churros.



Dejo detalles del día para amenizar las exclusivas de fin de curso, pero me quedo con el detalle de que la que se ha puesto mala es la maestra porque dormir seis horas con una oscilación térmica de 17 grados es mucho, ¿Eh?. Hemos parado en la noche en una farmacia de guardia en Callao donde he suplicado antibiótico.



En la puerta, 45 niños corean mi nombre, a la vez.


- ¿Son tuyos?- Pregunta a farmacéutica.

- Todos, y me quedo hasta el domingo.

- Espera, que te doy antibióticos.- Me dice.- Te llevo en el alma- me dice cuando salgo de allá.



Bueno, a ver si mañana tengo más ánimo, más energía y los gamberros ligones no me hacen levantarme más, que montan cada fiesta en los pasillos que no veas. Vigilante solo hay uno para dos plantas y lo toman por sopa.



Besos.

Último reporte:


Hola compis:




Ayer fue un día más largo y este casi casi lo supera. Los chicos han estado más revoltosos que nunca y al final del día (casi a las doce, hace apenas un rato) los he reunido a solas para tener una asamblea "Todos los de Huelva". Antes hago la crónica en orden.



Después de que anoche alguno de mis pupilos se dieran el atracón de churros con chocolate de su vida, y que nos jugásemos el tipo en plena Puerta del Sol y de Cibeles celebrando la victoria del Barça (es lo que tiene llevar un grupo de catalanes en medio de la final de la Champions), cuando nos metimos en la cama y logramos terminar con la fiesta romántica de cambiarse de habitación, a nuestro Á L le dió un apretón. Os recordaré que los baños son comunes y están en el pasillo, donde (ya advertido por la maestra onubense) el búho patrullaba con su linterna.



Nuestro valiente y apurado nene burló la vigilancia y se pasó 23 minutos haciendo de vientre. ¿Cómo lo sé? J M lo cronometró. La hazaña del apretón nocturno ha sido comentada por todos los niños esta mañana y es que burlar la vigilancia de la linterna del búho es una hazaña de las buenas. Ignoro si se atrevió a tirar de la cisterna, si lo hizo a oscuras o atinó a limpiarse el culete. Mañana le sonsaco y os cuento.



Esta mañana la maestra estaba hecha polvo, pero no más que A, N y R que se llevaban la palma en cansancio. Justo después de desayunar, y con unas temperaturas algo más agradables que las de ayer, nos montamos en el bus. Tranquilos, porque le enchufé a M su biodramina con el colacao. Nos bajamos en la zona de la Puerta de Europa (Torres KIO), donde nos hicimos una foto de grupo la mar de molona.



De ahí a Plaza de Castilla a empezar la emoción fuerte de la jornada: meterte con cuarenta y cinco niños en el metro de Madrid. Los profes llevábamos instrucciones precisas de cómo nos teníamos que colocar y dónde. A los chicos les ha gustado la experiencia y he agradecido haberme acordado de biodraminizar a M, porque eso se movía cosa mala.



He perdido la cuenta de las veces que nos aseguramos los tres profes de que no nos faltase ningún niño (Llevamos a varios con problemas de lenguaje, un par de ellos con hipoacusia...) y que llevaran sus mochilas bien controladas. Todo fue genial y nos bajamos en Plaza de España, donde había una feria de muestras de cosas relacionadas con tener un corazón sano. Traducido, que nos regalaron fanta, nueces, barritas de muesly y había muchos viejos haciendo ejercicio con una gorrita roja.



Nueva foto de grupo en la famosa fuente de Don Quijote y Sancho Panza. De ahí bus y a .... ¡Telemadrid!



Hemos visto famosetes, sobre todo presentadoras, pero como estos niños ven otras cosas pues como que les ha resbalado. Nos han explicado (un chico muy agradable con unas zapatillas de deporte ideales, que fue definido por N como "de la otra acera") todo, todo y todo, de una forma de lo más amable y al final ha conseguido que nos dejaran entrar de mirones a un programa que se estaba emitiendo en directo en esos momentos. Hemos entrado calladitos, calladitos, y hemos visto cómo funcionan las cámaras, la iluminación... Todos tenían los ojillos muy abiertos. Era una tertulia donde estaban tratando el tema de los disturbios después de la final de la Champions. El programa se llama "alto y claro" y por lo visto tiene mucha audiencia.



Al salir, directos a comer. Tocaba paella, pescadilla y ensalada. Ponen de comer a los chicos y cuando nos vamos a sentar los profes... ¡Simulacro de incendios! La maestra catalana y yo nos hemos acordado del lumbreras que pone el simulacro a esas horas, dejando a los chicos a medio comer.



Justo después de la comida y pasándome por la Puerta de Alcalá las "normas" de no permanencia en las habitaciones, he conseguido que A, N y R pudieran echarse tres cuartos de hora de siesta. La maestra tuvo veinte minutos que le han sabido a gloria. Y menos mal, porque por la tarde ha tocado visita al Cosmocaixa, que es un museo de la ciencia que está en Alcobendas. Nada más llegar nos metieron en el planetario a ver una peli educativa. Á J, por lo visto, no aguantó ni la mitad y cuando encendieron las luces estaba de ladito como los bebés.



Á J está desconocido. Es muy popular, bromea con las chicas, tiene enamoradas y ha hecho grandes amigos, pese a que el primr día no quería ni hablar mucho. No molesta a nadie, está colaborativo y feliz.



A mitad de tarde me viene el primer "enfermo" de la jornada. N dice que le duele la tripa. Normal, porque no va al baño desde el domingo. Le ofrezco la solución milagrosa del supo y la acepta, siempre que se lo ponga yo, que ella no sabe. Se ve que a lo largo de la tarde se fue haciendo la idea de que la maestra le iba a meter el dedo "pahí" y, cuando llegamos al CIE, me pidió entrar en mi baño para tener intimidad y se quedó tranquila. Volvió a salir el tema del "apretón de los churros".



En la piscina todo genial, y solamente destaco el hecho de que hoy incluyo fotos de niños para que veáis qué es eso de "las orejas por fuera". El socorrista y yo nos pegamos unos lotes de reir tela de buenos y me dice que desde unos que vinieron de Extremadura no veía tantos con las orejas por fuera. M y V cambian de bikini a menudo (luego se quejan de que los chicos no las dejan en paz, V de hecho se los tiene que quitar a manotazos. J liga mucho, pero como habla poco, los chicos la admiran de lejos) y M luce gallumbos bajo el bañador a diario. Menos mal que los queremos como son.



A la vuelta de la piscina nos fijamos en que hay una parefernalia rara desplegada y es que... ¡Están rodando un episodio de una serie de televisión! (Concretamente de ¿hay alguien ahí? de Cuatro). Nos han permitido cotillear, sacar fotos sin flash y estar de mirones mucho rato. Como no había famosos muchos han pasado. Han rodado una escena en la que una llama a otra y se van (estaban ambientando eso como si fuera el patio de una cárcel de mujeres y las extras daban un pelín de miedo). Esa la repitieron como cinco veces. Luego otra en la que una le da un papelito a otra. Esa salió bien a la tercera. Luego escuchamos que van a rodar "sonido ambiente", así que piden silencio, colocan los micrófonos, los extras se ponen a hablar y...... Se oye gritar a J M:



- Peeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeedroooooooooooooooooooo, ¿Qué tas haciendo ahíiiiiiiiiiiii?



La encargada de rodaje se vuelve con mirada asesina y yo pongo cara de "a mí que me registren que yo no conozco a este niño", mientras M decide que ya no vuelve a hablar alto hasta asegurarse bien que no hay adultos cerca.



Nada que destacar en cena y actividades porteriores, salvo que ha presentado Barcelona y lo ha hecho muy bien. Mañana nos toca a nosotros y además de la presentación haremos un batir de palmas onubense para animar un poco el ambiente.



Como dije antes hice una asamblea con los siguientes puntos del día:



- ¿Nos lo estamos pasando bien? Es normal echar de menos a papá y mamá (Todos han llorado)

- Cosas que estamos haciendo genial: como el horario de móviles, las comidas, hacer amigos...

- Cosas que hay que mejorar: no salir de la habitación de noche, ser un poco más amables con ciertos compañeros...

- Presentación de mañana. La camiseta de Pepe, será presentada por R y J.



En lo sentimental, hoy A ha estado tocadísima de ánimo con el tema del Rocío. Lo pasa mal pero cuando estamos haciendo cosas se divierte bien, así que queda la morriña en momentos.



La seño ha respondido al antibiótico hasta sentirse una mujer nueva (mujer con bolsas en los ojos de la falta de descanso).


Besitos y hasta mañana.


P.D.: Ayer, en la Plaza Mayor, compramos a Ó entre todos una gorra de Madrid, porque nos acordamos mucho de él.

Comentarios

  1. Bueno mujer, no fue taaaaaaan largo, jeje.
    Para la próxima puedes hacer un blog, que ya tienes experiencia, y así padres/madres y maestr@s se enteran de todo.
    Un instituto de Los Llanos, la clase de francés, se fue de viaje a Paris y fueron informando de lo que hacían (lo que se puede contar, claro, jaja) a través de un blog.

    un beso!

    ResponderEliminar
  2. Jajaja peo qué anécdotas más divertidas! Yo no he ido de Escuelas viajeras, pero un compi sí y llegó como para irse una semana después a un balneario!
    Yo me los llevé de viaje de fin de 4º de ESO y me traje unas agujetas de bailar que no se me quitaron en meses!!

    ResponderEliminar
  3. Jajajajaja pues no veas la envidia (sana) que me das...ojalá yo pueda vivir esas cositas en un futuro..
    Nena me he reído muchooooooooooooooooo...¿repetirás en escuelas viajeras si tienes la oportunidad?

    ResponderEliminar
  4. Menuda crónica!! Parece que he estado en el viaje y todo... La verdad es que seguro que fue agotador, pero te lo pasarias genial!!

    Para cuando otro viaje de esos con su cronica incluida?? :D

    ResponderEliminar
  5. Me ha encantado!! la verdad es que lo teneis que pasar genial, aparte del estrés, el cansancio, dolor de garganta, paciencia extrema...
    Pero como ya te dije una vez, si supieseis lo que os quieren los niños... os adoran!!
    Besitos!!

    ResponderEliminar
  6. Me he leido todo xq siempre m rio cn ts cosas un monton, y esta vez n h sido menos. besitss

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal

Dress Code para maestras (y maestros)