Ola de calor de 2003

En estos días, en los que pasados mediados de junio debemos seguir llevando una chaqueta para ir a trabajar por la mañana, la prensa se hace eco de las previsiones meteorológicas estacionales para este verano, del que se prevee sea más caluroso de lo normal, comparable en olas de calor al del verano del 2003.

 La ola de calor de 2003 es una de esas cosas de la vida que se recuerdan por siempre.

Antes de estas olas de calor casi nadie tenía aire acondicionado en casa, pero a partir de esos dias, y noches, todos decidimos que eran aparatos imprescindibles en casa.

Mis padres se fueron de viaje al norte de España y se perdieron los primeros días de calor... Que duraron una semana.

Lo peor no eran los días, sino las noches en las que apenas se bajaba de los 32 o 33 grados. Imposible dormir. Cuando llevas así seis o siete noches seguidas vas como un zombi por el mundo.

De esa ola de calor recuerdo varios momentos en especial.

Una siesta que dormí primero en el suelo, luego en la bañera llena de agua.

Un amanecer en el que el termómetro de casa me marcaba 38 grados. No pude volver a acostarme.

Una madrugada en que veníamos de Colombinas y la gente iba saliendo de sus casas, comentando que no podía dormir. Serían sobre las cuatro de la mañana y la gente salía a bandadas a la calle. Muchos se iban a intentar dormir a la playa. El termómetro de la zona de la estación de Damas marcaba 31 grados, y al Señor X y a mí nos pareció "muy fresquito".

El golpe de calor que me dió una tarde, cuando dejé de sudar y me recalenté como un portátil viejo.

Ir a la playa y plantar la sombrilla dentro del agua para intentar refrescarte y ver que es inútil, porque el agua del mar parece sopa.

Cuando mi madre volvió de viaje comentó que sí, que hacía calor pero que no era para tanto (viajar con el aire acondicionado del coche es lo que tiene); yo le contesté que ya hablaríamos al día siguiente, ya. Y nada más pasar esa noche infernal estuvo de acuerdo conmigo.

Si este verano va a ser igual me quedo en casa, son los aparatos de aire acondicionado conectados. Conmigo que no cuenten.

Comentarios

  1. La calor es muy mala!! Yo menos mal que tengo piscina y me puedo dar un chapuzon de vez en cuando.

    Pero en mi casa no tenemos aire acondicionado, en principio abriendo las ventanas y que corre bastante el aire se esta bien, pero en mi habitacion, que esta en el segundo piso, no veas....sauna en verano, frigorifico en invierno.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Yo no me acuerdo de esa ola de calor de la que hablas, seguramente porque fue mi primer verano de casada y lo primero que mi entonces novio puso en el piso, antes que los muebles, fue el aparato de aire acondicionado.

    ResponderEliminar
  3. ¿Qué me vas a contar a mí de esa ola de calor?
    Me pilló preparando mi casa porque al año siguiente me casaba y estuvimos pintando y poniendo el parqué, casi ná!
    Además para despejarnos decidimos hacer un pequeño viaje y como íbamos muy ajustados de presupuesto nos fuimos en nuestro coche a Lisboa. Para morirnos!!! Esos 42 grados a la sombra en pleno centro lisboeta...
    Y cuando paramos a comer en Rosal de la Frontera,un pueblecito muy agradable donde nos comimos unos bocadillos buenísimos pero... Qué calor!!! Ni lagartijas había por la calle...

    ResponderEliminar
  4. jejeje...yo hasta ahora he tenido la habilidad de esquivar esas olas de calor en huelva...por una cosa u otra(bodas normalmente), me han cogido pal norte fresquita y mis padres aki derritiéndose en la playa...hubo una de esas que vino acompañada de millones de mosquitos u otro tipo de bichitos en la playa que según me contaron fue insoportable.En fin, este verano me da a mi que no voy a tener esa suerte...pero como siempre digo, que gran inversión el LG preciosísimo!!
    un beso
    PD.Te leo siempre,aunq soy vaga pa comentar.un saludo paisana

    ResponderEliminar
  5. Por Canarias tuvimos un verano muy parecido pero en el 2004, y fue horroros, tambien me eché siestas en el suelo y estaba en la playa hasta las 9 y pico...horroroso...no quiero pensar que se vuelva repetir...un besazooo

    ResponderEliminar
  6. Jeje, pues imagínate esa misma ola de calor, pero embarazada, como me pasó a mí. No estaba de mucho (creo que de unos 3 meses) pero al calor brutal se sumaba las típicas molestias de principios de embarazo.
    Un rollo...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal

Dress Code para maestras (y maestros)