Lunes de finales de primavera, puede ser un buen día, aunque no te lo creas

Los tres exámenes del viernes bien, o eso creo. No me parecieron excesivamente difíciles, excepto la redacción en la que tuve que hacer esfuerzos para rellenar porque me daba la sensación de que la temática no daba mucho más de sí.

También es posible que me cogiese poco inspirada.

Hoy, lunes, tengo por la tarde el cuarto y último examen, el de expresión oral, donde voy a estar quince minutos charlando por los codos (que se me da genial) pero en francés (que me supone, a veces, un poquito de esfuerzo). Las ganas que tengo de terminar son superiores al agobio que siento.

La dieta genial, para quien preguntaba. Llevo perdidos más de tres quilos y medio pero me lo noto muchísimo en la ropa. Los pantalones me dejan respirar, no reboso tanto por las cinturillas y he podido estrenar alguna camiseta que me quedaba demasiado ajustada a la lorza y ahora me queda floja.

Mediabaldosa me ha dicho que se me nota y le he tenido que dar la razón en que la sensación de hambre termina desapareciendo.

Hoy además es un gran día porque ayer por la tarde vino al mundo Nicolás, el hijo de mis amigos Paco y Rosa, la cual se ha quedado exhausta después de tener al torito.

Y además, por la tarde "tarde" tengo un acto social del cual haré una crónica si es que lo llega a merecer.


Y para cualquier acto social la máxima es "id juveniles, señoras", puesto que como nos demuestra la chica de House podemos meter la pata, por ejemplo, con el moño y cumplir años de más pensando que estamos divinas.

Aunque estoy pensando que juveniles sí, pero sin pasarse, porque navegas por algún blog y te quedas con las patas colgando. Como leí una vez una señora de 40 (ó 50) nunca aparentará 30 vistiendo como una de 20.

O lo que es lo mismo, si se te nota en la cara que estás más cerca de que tu edad comience por 5 que por 4, es que ha llegado el momento de ponerte vestidos palabras de honor de Blanco.

Tened buen lunes.

Comentarios

  1. Me alegro de que tus exámenes te salieran bien. Ahora un último esfuerzo para el de hoy... y terminó!

    Es genial cuando te pones un pantalón con el que antes no podías ni respirar y te entra de maravilla. Esa sensación la he vivido yo con la ropa que he utilizado todo este fin de semana.

    Me encanta!

    ResponderEliminar
  2. Pues nó, me niego.... eso lo dices porque eres muy joven y los 50 te parecen muy lejanos. Todo depende de tu manera de ser, de tu forma de vivir, de sentir, de vestir. Todo se complementa. Te juro qué , aunque tengo 47 años, nunca me he sentido como una señora, me sigo viendo una "chica". Mi forma de vestir nunca ha correspondido a una señora. Me horroriza. No soy nada fisna y me veo estupenda con mis leggins, mis mayas, mis faldas largas hasta el tobillo, mis camisolas. Incluso en mi ropa de "matar", soy muy, muy festivalera y colorista y poco convenvional. Si me conocieras te darías cuenta de que mi estilo es muy mío, me pega.

    Buff, menuda parrafade, eh??, debe de ser que estoy con la regla y me pongo "emotiva", ajajaja.

    Besucos guapa, y felicidades por tus examenes.... de doy por aprobados.

    ResponderEliminar
  3. Tus deseos son órdenes... nuevo post!!!
    Ah!! un beso y gracias :-D

    ResponderEliminar
  4. Lina, ¡es estupendo!

    La Queli y es que ha casi cincuentonas y casi cincuentonas.

    Lilith, encantadísima de volvera leerte.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Dress Code para maestras (y maestros)

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal