viernes, 28 de mayo de 2010

El universo conjurando contra mí (reflexiones hambrientas de la operación triquini)

Estoy a dieta, sí.

Esto implica que, durante un tiempo, debo abandonar algunos agradabilísimos hábitos para sustituirlos por otros menos placenteros.

Queso fundido por lechuga.
Pizza por pescado a la plancha.

Negro panorama, sí.


Además, desde que me puse a dieta el martes el universo conjura contra mí y me lo intenta poner, si cabe, todavía más difícil.

El martes caen cuatro gotas justo a la hora del recreo, así que tengo que quedarme en clase viendo cómo mis alumnos se toman bocatas, magdalenas, batidos de chocolate, chocolatinas...

Después de comer, al ir de camino a clase en la EOI me crucé con un mendigo... Que se estaba metiendo entre pecho y espalda una baguette con embutido. Ahí.

Al volver de clase, ¿qué había en el buzón? La publicidad de Pizzas Dominó, obviamente, con esa foto tan molona de pizzas grasientas con queso fundido, tan realistas que hasta te llega el olor.

El miércoles, hago fiesta con los niños. Todos me dicen ¿No quieres una patata/dorito/cheeto...? Sí que quiero, nene, sí que quiero...


Ayer me voy a dar una vuelta al Centro Comercial de Ayamonte, pensando que el paseo por el Lefties, el Oysho y similares me va a distraer de los reclamos de mis entrañas. Ilusa de mí, el olor d ela pizzería me persigue tienda tras tienda, incluso por encima al olor de los zapatos de plástico.

Necesito que los astros se alineen y me dejen tranquila por lo menos durante la pérdida de seis o siete kilos más.

Por favor.

Gracias.

P. D. Hoy la báscula no ha decidido si he perdido algo o no. Por sus indecisiones creo que no he llegado a perder los 100 gr que detecta. Pero por ahí andaré.

8 comentarios:

  1. Si te sirve de consuelo estoy igual que tu... Además con el enemigo en casa.

    Despensa llena de:

    - Bollería industrial (Donuts, galletas del príncipe, mañanitos...)
    - Patatas fritas (doritos, chetos...).
    - Congelador cargado de pizzas, fritos y chucherías varias.

    Sentarme en una mesa a comer y ver a mis chicos devorando hamburguesas mientras yo me zampo una triste ensalada de lechuga no es justo, perooooooooooooo...

    El esfuerzo merecerá la pena si este verano lucimos divinas por playas y piscinas. ¿Recuerdas los short que te compraste? Piensa en ellos cada vez que te surja la tentación.

    Ánimo y besos!!!

    ResponderEliminar
  2. Las dietas son duras... pero merecen la pena... la pena... nunca mejor dicho.

    H.P.F. - www.madeinhuelva.es

    ResponderEliminar
  3. Animo, animo!! Ya queda menos... Piensa en la envidia que nos vas a dar cuando nos enseñes tus bikinis... :D

    ResponderEliminar
  4. Jajaja qué arte contandolo! Ánimo en tus dietas, consuélate con frutita rica, que ya empieza la temporá de la Sandía que está muy rica!
    Besos!!

    ResponderEliminar
  5. Como lo sabes!!!!
    Te lo dice una experta, que cada vez que me pongo estricta (porque a regimen siempre estoy) me surgen dos cumpleaños, tres bodas, una comunión, un par de inauguraciones con "pikislavis" y un sin fin de comida sin mesura y de lo más variado. Una mierda vamos!!!
    Espero que te cunda el regimen y logres tu tipito pal trikini. Porque yo he preferido buscar niño pa disimular con la barriga las lorzas este verano..

    ResponderEliminar
  6. Yo también estoy a dieta. He perdido 4 kilos en mas o menos dos meses pero estoy ya suuuuper cansadaaaa!!!

    Además en mi cole cada día es el cumple de un maestro distinto y nos traen tartas, chocolates, etc y no puedooorrrr!!

    Y lo malo es que me sigo viendo igual. 4 kilos y me veo igual!!!!!!!!! arrrrggggg!!!

    ResponderEliminar
  7. Uyyyyyyyyyyyy como me suena esoooooooooooooooooooo....un besitooo.

    ResponderEliminar
  8. Bienvenida al terrible universo de intentar tener un tipo bonito. Yo llevo dos años en el Gimnasio, y he perdido 4 tallas de pantalon, y 7 kg de grasa. Si tuviera mas fuerza de voluntad con la dieta ya tendria la talla 44.
    Animo, no te arrepentiras.

    ResponderEliminar