Crónicas almerienses. Parte I:¡Chús, qué lejos está esto!

Cuando el viernes tocó el timbre a las dos y cerré la clase me monté en el coche rumbo a la sierra para recoger al Señor X.

Como yo ando por un lugar pre-serrano, pero en un lado diferente de la provincia, tuve que atravesar Huelva en diagonal hacia arriba. Un tirón de hora y pico.

Primero cogí una carretera llena de curvas, pero en buenas condiciones llena a lado y lado de aerogeneradores que giraban furiosos. Desde ahí giré a una carretera que no merece tal nombre. Sin pintar, con el asfalto desgastado y rezando para que no me viniese nadie de frente en un cambio de rasante o una curva.

De esa a una nacional perdida que no sabía ni que existía viendo árboles, ríos, embalses, minas y muchas vacas. Bonito. Precioso. Tanto que me he prometido coger un domingo por esa carretera solamente para disfrutarla.

De esa a la nacional principal que sube a la Sierra de Aracena y Picos de Aroche. Y de esa a una carreterilla "pintoresca" en la que cabían coche y medio y me vino un autobús de frente.

Llevaba en un folio escritas las carreteras por las que debía coger y los pueblos por los que debía ir pasando, porque lo que me hubiera faltado es aparecer en otro sitio diferente al que quería.

Cuando conseguí llegar a donde el Señor X me esperaba paciente, los dos comimos en un bar del pueblo unos lomos con patatas y huevo frito. Tradicional y delicioso.

Después de comer nos encaminamos hacia Sevilla por la nacional para enlazar con la Autovía de La Plata y de ahí a la S-30 y a la a-92, que no soltaríamos hasta llegar a Almería.

Yo llevé el coche hasta poco antes de Granada, donde me relevó el Señor X. Y es que los viajes largos en coche son más cómodos, y seguros, cuando el timpo al volante es compartido.

Impresiona, al ir acercándose a Almería, la cantidad de aerogeneradores, los pueblos pequeños y el paisaje árido que, en ocasiones, me recordó a algunas zonas de Canarias.

Llegamos ala ciudad en torno a las 9 y poco de la noche, y digo noche porque notamos que al estar más al este de Huelva anochece antes (¡Y amanece antes también!).


El hotel, una vez que lo encontramos, céntrico y genial, aunque no sé las manías que tienen ahora los hoteles de poner las puertas de los baños en cristal al ácido, ¡qué poca intimidad!

Como el sábado había que madrugar nos acostamos temprano y caí rendida. Es increíble lo que cansa el coche.

Total de coche el viernes: 45 minutos de ida al curro + 1h 25 minutos subiendo a la Sierra + 5h 30minutos del viaje propiamente dicho + 45 minutos calejeando buscando el hotel = 8 horas y 25 minutos de coche.

Mucha tela.

Comentarios

  1. Si las horas en carretera tambien se cobrasen... No veas la de sueldos que aumentarian...

    Yo aun, sigo moviendome en bus :(

    ResponderEliminar
  2. Chan, ánimo. Yo me moví en bus hasta entrada la treintena.

    Era bus o que me llevasen.

    Los coches son carísimos.

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que seré como tú nena, en transporte publico hasta la treintena, que pobre soy jajajaja...a ver si no tardan demasiado en llamarme de las listas jejeje..

    Por cierto, me meten en las listas actuales, y otro de los cambios del nuevo decreto es que hay que incorporarse en menos de 24 horas, he visto por los foros que esto no ha sentado bien a colegas de otras comunidades, no sé si por andalucía funcionará así nena..

    Espero que subas alguna fotito de almería jejeje, un besazooo enormeeeeeee.

    ResponderEliminar
  4. Qué tirada!! Viste la mitad del sur ajjajaja

    Besootes

    ResponderEliminar
  5. Debió ser agotador, pero si compartieron el tiempo al volante, como dices es menos agotador el viaje..QUe tal el hotel??Esa zona con vacas, ríos, árboles, que envidia me dan!!que pena que por aquí no tengamos esos paisajes!!je...un besito

    ResponderEliminar
  6. Yo estuve veraneando un año en Mojácar y.. las playas son preciosas, el tiempo alucinante (aunque todas las mañanas después de desayunar en el buffet del hotel, llovía. Sí, sí llovía. Luego salía un sol de justicia pero...Nadie nos quitaba la siesta postdesayuno)
    Yo no tengo fotos porque por aquel entonces no tenía cámara y .. el Campeón ODIA las fotos, hacerlas y que se las hagan. Le ha entrado la perrea de que roban el alma. ¿Pero tendremos alma a estas alturas de la película?
    Ayyyyyyyy niña, qué poquito nos queda.

    ResponderEliminar
  7. no es Almería lo que está lejos, es Huelva, jeje,

    una almeriense

    ResponderEliminar
  8. Es que Almería está muuuuuy lejos!!
    Si hubieras comentado el hotel que era podía haberte dado las pistas adecuadas para llegar sin dar muhca vuelta...
    Me alegro que te gustara el H&M de Almería (Je, je,...como ves te sigo por otros lados...).
    Esperamos el resto de tu crónica para saber todo lo que has hecho por esta ciudad.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal

Dress Code para maestras (y maestros)