martes, 27 de abril de 2010

Amplitud térmica y sus consecuencias teórico-prácticas

La amplitud térmica es la diferencia entre la temperatura más alta y la más baja en un lugar en un determinado intervalo de tiempo.

Ayer, en Huelva, tuvimos una máxima de 30ºC y una mínima de 13ºC. Esto da como resultado una amplitud térmica de 17ºC. Esto no es nada, las llegamos a tener más amplias y evidentemente como cualquier cosa relacionada con la metereología te determina más de lo que puedes llegar a soportar antes de las ocho de la mañana.

Como pasas frío por la mañana y un calor impresionante a medio día y por la tarde tienes como resultado:

- Indecisión ante el armario por la mañana. Como sabes que hace frío pero luego hará calor te preguntas si pasarás frío por la mañana o calor por la tarde. Terminas poniéndote tres o más capas de ropa, cogiendo un chal "por si acaso" y cuando te montas en el coche a medio día con un calor sofocante te das cuenta de que te mete más calor ver esa ropa que nada. También está quien se deja puesta la chaqueta por no llevarla en la mano, lo cual termina siendo absurdo, porque en la mañana te la pusiste para poder quitártela y no pasar calor...

- Carnaval de zapatos. Vas vestida de verano de pantorrillas hacia arriba, pero te resistes a enseñar de dos, - ¡que solalemte estamos en abril!- piensas mientras te plantas unas manoletinas con unos calcetines de media a flores del Calzedonia. Puede pasar también que te pongas esas "cómodas botas de ante", con un color beig nude tan de moda y caigas en la cuenta de que vas por la calle a las cuatro de la tarde con una camisa mangas sisa y unas botas over the knee, beig, sí, pero más de invierno que los chaquetones de pelo de Chanel.

- Trabajo allende los mares. Si trabajas en una zona donde caiga mucho la temperatura nocturna la elección mañanera de la ropa es aún más chunga, porque puede que tengas que incluir un fino jersey de lana para los fríos mañaneros y caigas en la cuenta de que la camiseta que te pusiste debajo es demasiado fresquita para el calor del medio día... O demasiado escotada. Entonces tienes dos opciones: calor o frío.

- Pasarte. El otro día, con una temperatura de unos 18 grados, es decir, buen día pero tampoco para sudar a chorros, me crucé por la Calle Concepción con una chavalita que lucía un top palabra de honor. Y palabra de honor que os doy que quedaba ridícula. Fuera de lugar.

- No llegar. Mi casa tiene un mirador con el que controlo estupendamente el ir y venir de la gente por la calle, lo mal que aparca en el paso de minusválidos la policía nacional cuando va a tomar un café y la gente que va o viene del Mercadona. Además de todo eso puedo ver a gente que luce un forrito polar o un chaquetón grueso con más de 25 grados. Y sus caras lo dicen todo.

- Síndrome del armario vacío. Es el que suelo sufrir por las mañanas, porque nada de lo que veo me parece adecuado o cómodo para ponerte y si bien se sufre durante todo el año en el maldito "entretiempo" el problema se agrava y te hace resoplar a una hora en que desearías haber estado durmiendo. Esto es muy escotado, esto me queda apretado, esto no pega con las bailarinas, esto requiere tacones, esto mete calor, con esto voy a tener frío... Y te prometes que saldrás de compras y pondrás remedio a tus problemas y sí, vuelves con una ropa estupenda que te seguirá pareciendo demasiado escotada o que mete mucho calor.

Mira que nos complicamos la vida...

8 comentarios:

  1. jajaja! Totalmente de acuerdo contigo! Hoy llevo unas bailarinas sin calcetines, una camisa de manga corta, unos vaqueros de invierno y una chaqueta gorda ¿¿¿???

    ResponderEliminar
  2. Yo hoy llevo vestido sin mangas nude, media tupida negra y zapato negro, queda monísimo, pero es tan incoherente!!

    ResponderEliminar
  3. Mmmnnnn este post me recuerda a mis indecisiones delante del armario durante las primaveras laguneras...que mal que se pasa...ufffffff...un besazooo.

    ResponderEliminar
  4. Pues por Sevilla, tres cuartos de lo mismo. Por la mañana cuando salgo a la facultad, frío. Cuando me monto en el autobús, calor (humano, pero calor). Tres cuartos de lo mismo en la clase. Calor, y mucho al volver en bus. Tarde-noche: ideal. Noche: frío otra vez.

    Yo ya no sé como salir de mi casa.

    ResponderEliminar
  5. Definitivamente, tengo el sindrome del armario vacio... xD

    ResponderEliminar
  6. Nyka, mañana seré yo la que diga adios a los calcetines.

    Chica de las flores, suena geeeenial.

    Julia, yo viví una primavera lagunera...

    Yuna, es que Sevilla también tiene los medios días salerosos...

    Carmencita, yo estoy igual. XD

    Chan, me pasa lo mismo, pero llevo fatal lo de poder comprar. ¡Muchos gastos!

    ResponderEliminar