Patadas al diccionario

Pues últimamente me viene pasando una cosa la mar de curiosa, y es que soy muy puntillosa con el lenguaje y me llama mucho la atención la forma en que la gente llega a usar expresiones o palabras de las que no tienen ni idea, ni de su significado ni de cómo se escriben, quizá por eso me llama tanto la atención.

Y no me refiero solamente al "olor de multitudes", que no es olor, sino LOOR, del verbo loar. Vaya, que cuando la gente oye o dice "lo recibieron el olor de multitudes" lo que debería estar ahí es "lo recibieron en loor de multitudes". La cosa cambia ¿eh? que te reciban con olor a humanidad o alabándote es algo muy diferente.

Tampoco me refiero a la concordancia ad sensum, porque me enteré no sé dónde de que estaba relativamente permitido (aunque me suena horrible).

Me refiero, por ejemplo a estos casos verídicos recopilados en solo unos días:

- ¿Se dice famélica o flamélica?- se pregunta alguien delante de mí en voz alta y me da miedo responder- Es flamélica, porque viene de flaca.

- Sí, pinto cuadros- me dice alguien muy pagada de sí misma- y a la gente le encantan, me han dicho que soy minimalista, otros oriental, colorista, pero había uno que lo resumía todo y me dijo, "cuando te digan que te definas, tú dices esto". Ains... ¿Cómo era? - ecléctica, estoy a punto de sugerir- ¡Autodidacta! Eso eso... - ahí también estoy a punto de decir que si de verdad sabe lo que significa esa palabra.

O la mejor:

- Vienen a mi negocio gente de otras provincias solamente para que les atienda yo, y la gente se queda "muerta" - convenientemente estoy poniendo cara de asombro- y yo lo cuento, sí, ¡a ver si tú te crees que yo no me tiro faroles!

Y bueno, que gente más estudiada y menos las hay, ¡pero os hablo de algunas personas que tienen una titulación universitaria!

Comentarios

  1. es que la cultura no la da un titulo, hay gente con muy pocos estudios que sabe mas que gente con carrera XD

    ResponderEliminar
  2. Belle, pues llevas razón, conozco a alguien que no terminó el instituto con quien da gusto charlar de cualquier tema.

    ResponderEliminar
  3. Me vas a perdonar, y espero que publiques esto, pero has metido la pata:

    Se dice famélica, que procede del latín famelicus (hambriento). Famélica es una persona muy delgada, con aspecto de pasar hambre.

    Y no se dice lood... se dice loor (que tampoco es olor). Loor procede de loar: elogiar.

    Asi que chica... qué quieres que te diga...

    ResponderEliminar
  4. Elena, yo repaso la r de lood y tú a cambio me repasas en la anécdota de famélica la comprensión lectora. Una por una.

    ResponderEliminar
  5. De acuerdo... no había captado la ironía.

    ResponderEliminar
  6. Nah, los tonos irónicos son difíciles de captar y de expresar por escrito,

    Un besote.

    ResponderEliminar
  7. Elena, has puesto a Lileth en un membrete. La has puesto entre la espalda y la pared. Yo, por mi parte, sigo aquí, al pie del camión. Y ahora me voy a dormir, que tengo que tumbarme porque tengo un poco fastidiada la columna catedral. Un abrazoooooooo...

    ResponderEliminar
  8. Vaya, yo soy la menos indicada para comentar hoy,jejeje

    Soy portuguesa, escribo y hablo como puedo el castellano desde hace 15 años. Y intento hablar el gallego que adoro, imaginate la mescla que puedo hacer....

    Besitos

    ResponderEliminar
  9. Una de mis vecinas del pueblo utiliza constantemente cada palabra nueva que aprende, sin saber su significado y sin venir a cuento. Comenta, por ejemplo, que ella y mi abuela tenían mucha frecuencia, cuando lo que quería decir es que tenían mucha confianza... Y utiliza el adverbio "generalmente" en toooodas las frases. Es difícil que suene mal, probad, probad, pero cuando suena mal suena fatal!!! A la mujer le debe parecer de lo más fino...
    Muxus dsd Bilbao

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Dress Code para maestras (y maestros)

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal