Post-mirada de muebles

Aquí estoy, con el presupuesto de los muebles delante, a la familia informada mediante un mail con fotos, a la amiga que vive en Zaragoza comentando la jugada con las fotos de los muebles, al Señor X como un capataz de obras midiendo todo una y otra vez cuando, de pronto, me hace la siguiente pregunta:

- ¿Es imprescindible que sean cuatro las sillas?¿No pueden ser tres?

Me he partido de la risa.

Evidentemente no, no es posible que sean tres, deben ser cuatro.

Comentarios

  1. No sabes cómo te entiendo. Mi Campeón cuando compramos el dormitorio estaba conforme, y cuando lo trajeron (sin cama ni canapé, evidentemente)me dice todo indignado:
    - HAY QUE VER QUE NOS HEMOS GASTADO UN DINERAL EN EL DORMITORIO QUE HAS COPRADO Y NO TRAE NI CAMA NI COLCHÓN.

    Son ... son esa especie de la que casi casi se puede prescindir al tomar decisiones "amueblatorias".
    Gracias a Dios es un cielo de niño y me da carta blanca para que compre lo que quiera y ponga todo como me de la real gana pero de vez en cuando tiene unas salidas de bombero que.. me pasa como a ti
    ME PARTO DE RISA

    ResponderEliminar
  2. Jajajajaja hombres jajajaja...un besito enormeeeeeeeeeeee!!!

    ResponderEliminar
  3. Pues yo rompo una lanza a favor del Señor X, pues la mesa de mi casa tiene 3 sillas. Y no, no es que se haya roto una o se haya perdido, es que sólo necesita 3 sillas.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal

Dress Code para maestras (y maestros)