sábado, 6 de febrero de 2010

Post-mirada de muebles

Aquí estoy, con el presupuesto de los muebles delante, a la familia informada mediante un mail con fotos, a la amiga que vive en Zaragoza comentando la jugada con las fotos de los muebles, al Señor X como un capataz de obras midiendo todo una y otra vez cuando, de pronto, me hace la siguiente pregunta:

- ¿Es imprescindible que sean cuatro las sillas?¿No pueden ser tres?

Me he partido de la risa.

Evidentemente no, no es posible que sean tres, deben ser cuatro.

5 comentarios:

  1. No sabes cómo te entiendo. Mi Campeón cuando compramos el dormitorio estaba conforme, y cuando lo trajeron (sin cama ni canapé, evidentemente)me dice todo indignado:
    - HAY QUE VER QUE NOS HEMOS GASTADO UN DINERAL EN EL DORMITORIO QUE HAS COPRADO Y NO TRAE NI CAMA NI COLCHÓN.

    Son ... son esa especie de la que casi casi se puede prescindir al tomar decisiones "amueblatorias".
    Gracias a Dios es un cielo de niño y me da carta blanca para que compre lo que quiera y ponga todo como me de la real gana pero de vez en cuando tiene unas salidas de bombero que.. me pasa como a ti
    ME PARTO DE RISA

    ResponderEliminar
  2. Jajajajaja hombres jajajaja...un besito enormeeeeeeeeeeee!!!

    ResponderEliminar
  3. Pues yo rompo una lanza a favor del Señor X, pues la mesa de mi casa tiene 3 sillas. Y no, no es que se haya roto una o se haya perdido, es que sólo necesita 3 sillas.

    ResponderEliminar