Por el camino

El año pasado me entretenía ir viendo la fauna mientras iba o venía del trabajo. Que si las perdices, la emoción de los venados, los cochinos... Incluso los operarios de las obras de las carreteras.

Este curso, sin embargo, cambia mi itinerario, la climatología no tiene nada que ver con el año pasado...

Mis mañanas hacia el cole se resumen en (escojan todas las opciones que quieran, porque se me pueden dar muchas en el mismo día):

- Lluvia.
- Lluvia torrencial, que no veo la carretera, leñes.
- Cortina de barro del camión de delante.
- Niebla.
- Niebla que-te-cagas.
- Sol cegador saliendo justo detrás y que me da por los retrovisores.
- Más lluvia torrencial.
- El camión de Correos delante. Y no lo puedo adelantar en este tramo.
- Cuando llega el tramo donde puedo adelantar me viene gente de frente. Me trago el camión de Correos hasta la rotonda de Castillejos.
- Más niebla.

Y a veces, de regalo, este año veo...

´
¡Ovejas!

Y son de grandes....

Comentarios

  1. jajajaja q wapa!!! ayy es una monada jaajaja

    bsss reina

    ResponderEliminar
  2. Anda que desde luego vaya invierno llevamos con el agua...

    Un punto lo de las ovejas, yo este año, como voy casi todo el rato por autovía, no me encuentro demasiadas cosas raras. Ya tocaba.

    Saludos y cuidado con la fauna ;)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Dress Code para maestras (y maestros)

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal