Mis alumnos quieren ser...

En mi cole, como no somos muy amantes del Carnaval, vamos a hacer algo alternativo, un poco más adelante, y que también implica disfrazarnos.

A los niños de mi clase (y a mí por extensión) les toca ir de gitanos y, para hacerlo poco folklórico y más colorista vamos de gitanos canasteros con un punto zíngaro.

Mis alumnas están encantadas de poder llevar esas faldas, esos colorines, y las argollas en las orejas que convenientemente he recomendado en la nota a las mamás. Mis alumnos estaban encantados porque la maestra de inglés le dijo a uno que preguntó que podían llevar bastones.

- ¿BASTONES?- Les pregunto- ¿Cómo que bastones?
- Sí, maestra- me dice RD- para hacer de gitanos viejos- Hace como que cojea y lleva un bastón.

Hay risas y miradas cómplices y gamberrillas y me pregunto qué es lo que se me escapa. Así que miro unas cuantas caras hasta que doy con la tecla.

- Vosotros lo que queréis no es ir disfrazados de zíngaros viejos... ¡Lo que queréis es ir disfrazados del Tío la vara!

Se parten. He dado con la tecla.

- Pues como vayáis con bastón, vais a parecer LA BLASA!!!!



Se parten, pero más fuerte. A dos se le saltan las lágrimas.

- Ale, bastones, prohibidos- Zanjo- que vais a terminar dándoos bastonazos.

Comentarios

  1. Es la mejor decision.... Por que sino vaticino chichones y ojos saltados xD

    ResponderEliminar
  2. Pues que pena, porque una clase de chicos disfrazados de tío de la vara sería divertidísima xD

    Eso sí, acabarían todos confiscados por liarse a palos xD

    ResponderEliminar
  3. Jejejeje, estos niños!!!! En mi cole ya hemos celebrao el carnaval, cada uno como buenamente pudiera venir vestido, esta semanita toca Andalucia, que chorro fiestas, jejejeje. Besos wapa

    ResponderEliminar
  4. Jajajajaja, tus niños son la leche. Estaría fenomenal grabar algunas de esas clases.....

    Besucos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Dress Code para maestras (y maestros)

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal