Con memoria de pez

Lo reconozco, tengo memoria de pez.

Y la verdad es que es una gran ventaja, porque las series y películas (sobre todos los detalles y tramas secundarias) se me borran de la memoria al cabo de unos meses. Los libros puedo disfrutarlos como la primera vez al cabo de uno o dos años.

Es cierto. Por ejemplo ahora, viendo Anatomía de Grey, me cuesta mucho recordar detalles de las primeras temporadas.

Estoy volviendo a ver Urgencias y voy por la temporada 5.

El Señor X, que usa neuronas para guardar no solamente cada detalle de las tramas, sino también fragmentos de diálogo, me suelta:

- ¿Por qué temporada vas?
- Por la cinco.- Le digo.
- ¿Carter ya ha sido drogata?
- No.
- Eso es cuando matan a Lucy, ¿no?

Le lanzo una mirada asesina.

- Gracias- Le digo.

Mi memoria de pez tiene ventajas, sobre todo cuando no me revientan las series que ya he visto.

...........................................................................................................................................

Corolario al post

Queridas amigas,

Cuando me contéis algo de un ex, un amor pasado, de otros amigos u amigas... Hacedme un recordatorio, porque en las tramas sociales me pierdo como Dory. No es que no me haya interesado, es que no lo puedo evitar.

Comentarios

  1. Pues que alegría, porque yo al contrario soy un elefante para estas cosas y me aburre soberanamente ver algo que ya he visto a no ser que me gustara muchísimo xD

    ResponderEliminar
  2. jajaja soy igual!!

    y lo bien q se va asi por la vida qqq ehhhh desprendiendose de datos sin explicacion y cosas q hacen daño jajajaja

    bsss reina

    ResponderEliminar
  3. Ufffffffffffff me vales de consuelo, soy lo peor para las peliculas, en cuanto pasan dos meses las he olvidado, me pongo a ver alguna con mi chico y me vienen flases pero soy imcapaz de recordarla, ainsssssssss, menos mal que no soy la unica jajajajaja

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Dress Code para maestras (y maestros)

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal