Día de llantos

Hoy mis nenes tenían los sentimientos a flor de piel. Antes del recreo algunos reían histéricos y ninguno se estaba quieto (extrañamente hoy han trabajado muchísimo) así que se iba mascando el momento de tragedia.

Salimos al recreo y hace un viento húmedo muy desagradable. Mis nenes se ponen a jugar a algo parecido al fútbol que incluye un balón y una cuerda. Mal. Me los veo venir.

Mi R.D llora desconsoladamente y los demás le rodean. Como sé que es cuestión de tiempo no me muevo hasta que me lo traen. Llora porque D (el del "incidente" aromático de ayer) le ha pegado un mamporro.

D le pide perdón a R.D. que se queda penosillo un rato.

Mientras, S, uno de segundo me viene llorando también porque L, su compañera de clase, le ha retorcido el brazo.

Toca la sirena y en ese momento el balón de fútbol, chutado por mi JM impacta en la cara de D, que se queda un poco igual hasta que se ve la sangre que le chorrea por la nariz y se pone a llorar desconsoladamente.

La otra maestra que hace conmigo la guardia se saca un pañuelo y se lo ponemos en la nariz. Me meto al niño dentro, le limpio la carita con agua caliente (Es un lujazo tener agua caliente en el cole), le aprieto un poquillo la nariz, le doy dos mimos y lo mando a clase.

Me lavo bien las manos y, cuando entro en clase, me aslta M, muertecita de la envidia porque no ha perdido detalle del repertorio de mimos que vengo desplegando durante la última media hora.

- Me he pegado un "bocao" en la lengua- Me dice, mimosona.
- Uish, pues si tienes hambre mejor te comes otra cosa, que morderse la lengua duele- Respondo, entregando unas fichas de lengua.
M me mira como diciendo - "no me captas, tontaina".-

Ni diez minutos más tarde M llora con mucha pena.

- Es que D me ha empujado- Se queja.

Así que repartí mimos a diestro y siniestro (¿no debería decirse a diestra y siniestra?) para evitar más lloros.

Hay días que son así.

Comentarios

  1. Que bonito que debe ser que te busquen para mimos :) La babilla se te debe caer cada vez

    ResponderEliminar
  2. me parece una historia preciosa! qué alegría de clases!! sigue contándonos cosillas que me encantan!!
    Besos!!

    ResponderEliminar
  3. Jo, qué bonito. Debes ser una profe genial y tus niñ@s seguro que andan encantad@s. Un beso fuerte y un mimito pa ti también, que te lo mereces por ser tan linda. Muakkk

    ResponderEliminar
  4. Sólo espero que hayan bebido mucha agua para que no terminaran el día deshidratados.

    ResponderEliminar
  5. Sí, Chasky, eso de beber agua se les da muy bien a los nenes.

    Lileth, no sé el resultado, pero intento hacerlo bien. Gracias.

    Lola, gracias, otro para ti.

    Pegotitos, sí que mola, sí.

    Em... Gracias, al de los símbolos extraños.

    Ignacio, ¿pero tú pedías mimos o no?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Dress Code para maestras (y maestros)

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal