A manchas

Los jueves tengo en el cole una distribución de clases un tanto rara. Tan rara, que no tengo clases con los nenes de mi tutoría, así que o hago por verlos o se me desmadran los pobrecillos.

El jueves pasado entré a media mañana intentando no molestar mucho a la especialista que estaba en ese momento para coger un cd que me hacía falta (y que no recuerdo dónde he puesto, por cierto) y para recordar a los retoños de la necesidad de portarse como ángeles ante el inminente reparto de pegatinas.


M, que es muy observadora, me interrumpe:


- Maestra, ¿De qué te has manchado la chaqueta? ¡Tienes toda la manga llena!

- ¿De quéeee? ¿Dondeee?- Digo mientras me miro el brazo, haciendo contorsionismo.

- ¡Tienes toda la chaqueta llena!


Entonces caigo.


- No, no...¡No son manchas!- Explico, paciente- Es que la chaqueta es así, vaquera al ácido, desteñida... ¡Moderna!- Exclamo, en un arranque de optimismo.


Diez pares de ojos miran muy raro desde entonces mi chaqueta "moderna".

Comentarios

  1. jajaj ay que ver como se fijan los renacuajos!!jajaj...un besito

    ResponderEliminar
  2. Que monaaa!!! Yo es que tengo ya siete chaquetas distintas, y como me compre otra mi madre me puede matar... Lo que no me explico es como siempre acabo con la misma...

    ResponderEliminar
  3. jajajajaja......son tremendos!!! te mueres, me encantan sus cosas, si ya lo digo yo: extraterrestres....
    Feliz finde

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal

Dress Code para maestras (y maestros)