El curso escolar empieza sin problemas en... ¿¿Seguro??

Copio y pego el testimonio de una compañera de profesión en el foro de la web Maestros 25.

El tema del hilo era "¿Cómo os ha ido el primer día de clase?"

Indignante!!!!!

Yo con mis 26 de 4años en la clase, más 4 de nuevo ingreso que aún no se sabía a q aula iban. Así q con mis 30 churumbeles (y uno llorando con unos berridos q aún me pitan los oídos), yo nerviosita perdía, las madres nuevas preguntándome q quién era la tutora de sus hijos, yo diciéndoles q no lo sabía, el director me las volvía a mandar a mí porq creía q sí sabíamos a q cursos iban los nuevos.... un desastre!!!!
Los dos grupos de 5 años (unos 54 alumnos/as) metidos en el mismo aula, casi sentados unos encima de otros para poder dejarle una clase a una de las maestras de 3 años, porque la suya estaba en obras aún (hoy la han terminado... vaya, tenían parte de razón, para el 10 iba a estar lista la clase nueva, pero sin muebles y sin que mi compañera pudiera haberla acondicionado!!!!!!)
Bueno, y qué contar de mis pobres compañeras de 3 años con esos 26 pequeñ@s llorando, vomitando y meándose encima... ellas corriendo de un lado para otro para coger la fregona, llamar a las familias, controlar a los que se escapaban...
Y el señor Inspector que ha ido por el centro no se ha dignado a entrar en el edificio de Infantil....... porqué será? porque sabía q iba a encontrarse un follón de mil demonios, un alboroto espantoso y unas maestras de los nervios?
Es alucinante el desgaste psíquico y físico que sufrimos y el poco apoyo que recibimos.
INDIGNADA, es la palabra de cómo me siento. Tenemos que hacer algo, compañer@s, o más de uno/a acaba en el manicomio en breve.Cómo alguien me vuelva a decir "vaya, eres maestra, q bien, qué pocas horas trabajas, qué pedazo de sueldo tienes, vaya vacaciones, etc", prometo que no respondo de mis actos.
"Un, dos, tres, yo me calmaré", como decía esta mañana una compañera mia. Pensaré en por qué soy maestra. Porque adoro a esos pequeñajos/as.
Qué pena que "los de ahí arriba" me roben la ilusión de mi profesión con órdenes absurdas.
"Un, dos, tres, yo me calmaré"...

Comentarios

  1. Ay, pobres! La verdad es que es duro vuestro trabajo, cuando la gente habla de las vacaciones de los funcionarios pienso en lo difícil que debe ser aguantar toda esa tensión emocional y esos nervios y en que si tenéis esas vacaciones es porque son necesarias para vuestro bienestar psicológico en los tiempos que corren y con el poco apoyo que tenéis. Los padres deberían apoyaros más.

    Un abrazo y mucho ánimo, bonita!!!

    ResponderEliminar
  2. Ayer fue el primer día de mi hijo en la guardería. Es el primer año que lo llevo. Tiene 28 meses. Fue un caos total. Su maestra se organizó un poco mal y no la dejamos organizarse la verdad. Mi peque llego sin llorar, estuvo jugando con otros niños y con los juguetes. Pero de repente todo fue un caos, madres, padres abuelas, abuelos, materiales escolares, listas, uno que empieza a llorar y los demás le siguen. Vamos que el mio pobrecito, como todos, pillo una berrinchera. 19 niños llorando como descosios. No podia imaginarme dentro de esa clase en ese momento. Hoy la cosa a estado más organizada. Eso sí, 19 volviendo a llorar, a vomitar (el mio hoy lo ha hecho, jejeje)...

    Tengo una prima por parte de mi marido que es maestra y siempre le digo "que suerte tienes jodia"," que bien vives". Cuando la vuelva a ver en navidad le diré "ole tus huevos de ser maestra de infantil", jejeje.

    ResponderEliminar
  3. Sólo quienes lo vivimos sabemos de qué va todo esto. Saludos Lileth.

    ResponderEliminar
  4. Casandra, afortunadamente no siempre es así de duro (a veces lo es hasta más), y tenemos muy buenos momentos que te compensan. Lo malo es cuando te toca un curso o un centro verdaderamente malo y acaba con tus energías y con tu salud.

    Isa, llevas razón, la planificación es una de las piezas fundamentales de estos primeros días; hay que tener en cuenta hasta el más mínimo detalle y cualquier cosa puede hacer que resulte un desastre.También debemos tener en cuenta que, como es tu caso, llevar al niño tan pequeño es una fuente de estrés para la familia.

    Encarni, es lo que dices: Esto hay que vivirlo.

    ResponderEliminar
  5. Hombre, ser maestro es duro, como es duro trabajar en cualquier trabajo, menos de jefe de lo que sea.

    O el cirujano que esta con un estomago abierto tiene menos estres o carga de trabajo que un maestro?. O un enfermero que está solo con una planta de enfermos pidiendo cosas tiene menos estres?. O el pobrecito que está cavando una zanja del plan E a pleno sol a las 12 de la mañana tiene menos estres?

    Cada uno apechugando con lo suyo. Si el trabajo es un paseo, deja de ser trabajo. La satisfacción del trabajo está cuando llegas a casa, y cuando te ingresan la nómina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me parece triste pensar asi. Yo hasta ahora no he tenido ningun trabajo que realmente me guste pero aun aspiro a ello y aun en los anteriores tenia la satisfacion de, aparte de cobrar, ser util a la sociedad

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Dress Code para maestras (y maestros)

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal