¿Educar para la igualdad?

En mi cole, este año, soy la responsable del Plan de igualdad entre hombres y mujeres en educación, coeducación y todo lo que de ello se deriva.



¿Mis funciones? Además de elaborar un proyectito, detectar las necesidades concretas de mi centro y predicar con el ejemplo, debo diseñar actividades para todo el centro a través de las cuales rompamos estereotipos y eduquemos en la igualdad.



Sin embargo, después de ver lo que gustan las pegatinas de las princesas Disney a unas y de Spiderman a otros, yo me pregunto si en la sociedad de hoy no nos sería más útil educar menos para la igualdad y más para el respeto mutuo.



Que eso de repartir las tareas de la casa está muy bien, pero no es lo único.



Que vestirnos de rosa no implica nada más, digo yo.

Comentarios

  1. Estoy totalmente de acuerdo contigo, educar para el respeto es mucho más útil. No se puede evitar que a las niñas les gusten los Nenucos y las cocinitas, y que a los chicos les guste darse trompazos con los cochecitos... Sólo hay que enseñarles que si un niño quiere jugar con las muñecas no tiene por qué ser peor, y si a una niña le gusta jugar con dinosaurios no implica que sea un chicote. Te sigo, me ha gustado lo que he leido.

    ResponderEliminar
  2. Tienes tantisima razon, lo que hace falta es que todos entendamos de una vez que lo importante es respetar a los demas en todos los sentidos.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Eso es verdad. Es difícil encajar la igualdad que buscamos con el hecho de que la mayoría de las niñas si les das un coche te lo tiran a la cara y lo mismo sucede a la mayoría de los niños con las muñecas. Es más importante el respeto mutuo, tienes toda la razón.

    Un besito y buen lunes, guapa!! Suerte en el recreo, jaja!!!

    ResponderEliminar
  4. Se han hecho experimientos con peques a los que no habían dado juguetes "sexistas", y al final está claro que no somos iguales. No hay más que ver cómo las niñas tratan a sus bebés, mientras que nosotros los cogemos y preferimos ponerlos a pelear con el Spiderman que tenemos al lado.

    Y es que, por mucho que se empeñen, NO SOMOS IGUALES. Eso sí, lo del respeto mutuo me parece fenomenal, y que, por supuesto, tenemos los mismos derechos y obligaciones.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal

Dress Code para maestras (y maestros)