Estoy requemá (El mejor After sun del mundo)

Ayer, como en mi cole somos muy enrollados, nos fuimos de excursión a Isla Mágica.

Isla Mágica es un parque de atracciones-temático que hay en Sevilla, en la zona de la Isla de La Cartuja, que aprovecha espacios e instalaciones de la Expo '92.

En realidad, desde mi punto de vista, es un parque acuático encubierto, porque es imposible montarte en algo sin salir mojado. Además, hace tanta calor y tan pocas zonas de sombra que terminas buscando el agua como los peces.

Tuve un momento de lucidez vistiéndome por la mañana con ropa medianamente clara y, con las prisas, me dejé la protección solar en casa. Ole.

Isla Mágica consiste en andar y, al poco tiempo, buscar la sombra y el agua como locos, porque Lorenzo cae a plomo sobre las cabezas, los hombros y los incautos que, pensando que van a pasar menos calor, van por las instalaciones sin camiseta (muy elegantes). No te queda otra que montarte en alguna atracción para hacer cola a la sombra, mojarte mientras estás montado y disfrutar con la agradable sensación de los vaqueros pegados al culo.

Esperando a los compañeros que se habían montado en la Anaconda, una compi y yo nos asomamos por una zona donde veías la caída al agua de los "vagones" de la atracción. Mi compi se pone en primera fila, pendiente de ver la caída. Yo me quedo mirando al suelo, preguntándome por qué está encharcado. Muy mojado hasta una zona. La insolación me impide ir más allá en el razonamiento, hasta que veo aparecer el vagoncito encima de la cuesta. Ato cabos y salgo corriendo a tiempo (casi a tiempo, solamente salí salpicada) hasta la zona donde el suelo está seco. Cuando el agua termina de caer mi compañera emerge totalmente chorreando, igual que si le hubieran vaciado un cubo encima. La segunda vez lo hacemos a propósito. ¡Qué alivio!

Después de comer me comentan los compañeros lo "rojita" que tengo la espalda. El mal está hecho y, aunque me dejan protección solar, la zona del escote y la espalda se torna por la noche, tras la ducha, de un sugerente tono remolacha.

Que no cunda el pánico, porque he localizado los restos del verano pasado del mejor after sun del mundo: Mi bote redondo de Lancaster.

El bote ronda los 30 euros pero es la mejor medida de urgencia cuando te pasas con el sol, sabes que te va a doler seguro y la piel está tan quemada que está tornándose morada.

Lancaster tiene una amplia línea de productos after sun, pero este producto en concreto es el más indicado cuando existe un daño en la piel que milagrosamente deja de doler o reduce su dolor y, en ocasiones, es capaz de evitar el despellejamiento. A mí no me falta en los productos imprescindibles desde hace ya varios años.

Hoy el color remolacha ha pasado al granate, no duele, aunque creo que despellejaré sin remedio. menuda imagen voy a dar en las opos.

Comentarios

  1. Ay niña que pocas luces de no ponerte cremita antes de salir de casa. Ahora ya sabes a cuidarte la piel, sobre todo la zona del escote que es muy sensible, y así evitarás que se te mude la piel. Apunto tu recomenzacion del after sun.
    besitos.

    ResponderEliminar
  2. Ains pues sí, es lo que pasa cuando sales de casa deprisa y corriendo...

    ResponderEliminar
  3. Yo como tengo un tono "niñadeChernobyl" NUNCA salgo en verano sin protección...porque...la verdad cuando uno se quema duele una
    "jartá"...
    Me apunto la crema por si las...
    BEsillos y mejorateeeee!!!

    ResponderEliminar
  4. Ufff, sabes cual es maravilloso tambien? Ronda el mismo precio lo que creo que el tuyo es mas pequeño, la egyptian magic cream. Me queme(me habia echado protector pero se ve que ma) a lo bestia justo un triangulito entre los pechos y en una sola vez de echarlo ya se habia calmado barbaridades. No conocia ese borecito naranja, habra que probar :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Dress Code para maestras (y maestros)

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal