Pensamiento infantil a los cuatro años

Esta mañana toca a la puerta de la clase la maestra de Infantil. Trae consigo a un niño de cuatro años que, muy orgulloso, trae una tabla de sumas que ha hecho él solo.

Para quien no esté muy familiarizado con los críos aclaro que no es para nada habitual la resolución de sumas con esta edad, y menos tantas y sin ayuda.

Mientras elogiamos al chavalito, que se lo merece, la maestra me cuenta que preguntó muy interesada al crío cómo lo había hecho, a lo que él respondió:

- ¡Pues pensando!


Tenemos la sensación de que habrá que hacerle un seguimiento al muchachito, no vaya a tener altas capacidades en lógica matemática y lo tengamos descuidado.

Comentarios

  1. Pues como antiguo alumno con altas capacidades en lógica matemática (por poner un ejemplo, yo ya sabía dividir antes de que el resto de mi clase aprendiera a multiplicar), te pido por favor que le hagáis un buen seguimiento y le pongáis todas las facilidades posibles. A mí no me las pusieron y al final me he quedado incluso por debajo del nivel medio (tengo que esforzarme bastante).

    Un saludo desde Málaga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tambien hay muchos catalogados como tal que no lo son: mi hermano y yo somos de esos, el simplemente tiene menorion pero de razonamiento va MUY corto y yo me inventaba mis propias formulas en matematicas y fisica pero porque era absolutamente incapaz de memorizar las formulas(con lo que en lo que llega el nivel de mates en que mi cabeza ya no da para crearme una formula a medida ya no soy capaz de avanzar un poquito). En estos dos casos no es que tengan una habilidad extra sino que hemos tomado atajos para cubrir una deficiencia y nadia lo vio asi para intentar mejorar esa deficiencia

      Eliminar
  2. Malagueño, ten por seguro que vamos a tener vigiladito al muchacho, porque ya está despuntando mucho y no solamente en matemáticas.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal

Dress Code para maestras (y maestros)