Y de pronto, verano

Estamos alcanzando hasta 26 grados a medio día y eso, cuando apenas hace dos semanas hacía un frío de los malos, es mucha calor. Si vamos a empezar así a principios de marzo el mes de julio promete.

Me ha pillado completamente desprevenida, con la ropa de primavera bien guardada y los armarios repletos de jerseys de lana y camisetas interiores. Y es que de estar pensando en buscar otras botas de rebajas porque las grises de ante se me caían a pedazos de pronto hoy se me despegan las medias que me he puesto con el zapato salón marrón de Fosco. Definitivamente esta tarde toca remodelación de armarios.

De pronto el panorama del colegio ha cambiado y ahora doy clases con las ventabas abiertas para que corra un poquito el aire. El coche está bien caldeadito cuando lo cojo a la salida y procuro no olvidarme de poner el parasol porque si no voy medio camino llevando el volante con la punta de los dedos porque me quemo.

Hay una pareja de cigüeñas en la torre del pueblo que vuelan bajo en el patio del colegio; una especie más a sumar a la fauna de este destino mío. Las perdices han pasado a ser habituales y ahora no es tan raro, a medio día, ver a bambis bebiendo en las charcas que menguan por día.

Y la prueba de las pruebas, la señal definitiva de que hay un aire anormal de veranillo, es que los niños de secundaria se mne han vuelto más vagos.

Comentarios

  1. Si los chavales vaguean..la primavera llegó!!!!...OLE! con lo que me gusta..aunque a mi tb me habia pillado desprevenida...cuando he salido a comer, en Madrid, 25 grados...JOE..no veas que sofoco..
    Besazos profee

    ResponderEliminar
  2. Pues si, por Canarias calima. horrible. lo que pasa es que yo de este tiempo no me fio, porque lo mismo la próxima semana estamos en pleno invierno otra vez.
    Leyendo tu post anterior me acordé de que en la oposición del cabildo a la que me presenté había una KARINA MASSIEL... muy fan de eurovisión debian de ser los padres.
    Y de pequeña, conocí a una chica que se llamaba Grimanesa. Recuerdo que me parecia horrible ese nombre.
    un beso

    ResponderEliminar
  3. Sólo se ha vuelto más vagos? Es que ayer en el recreo, una niña de 4 años (¡!) le pidió a un compañero que le diera un beso en la boca...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Dress Code para maestras (y maestros)

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal