Enamorada...

Ayer, después de salir una vez más de Blanco (El de Huelva) asqueada de tanto desorden y mercancía mal colocada, entré en Mango sin saber muy bien qué buscaba.

Me llamaron la atención los vestidos de fiesta, sobre todo uno azul muy espectacular que tiene más pinta de tienda choni al natural que en la tienda online, si es que eso era posible y el hecho de que verano tras verano la ropa de mango me parece la misma (está empezando a pasarme lo mismo que en Massimo Dutti).

Y allí, en medio de miles de prendas de imitación al lino, me enamoré y me la tuve que taer a casa.



Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Dress Code para maestras (y maestros)

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal