Vivo sin vivir en mí

Hoy he salido al patio de recreo porque, aunque en mi horario no consta que tenga que cuidar recreo, me he dado cuenta que es una sana costumbre esa de estar al aire libre un ratito todos los días.


En el patio los compañeros hablan de oposiciones un tema que, por ahora en lo que va de curso, no me interesa para nada; en enero hablaremos. Como siento la conversación ajena a mí mi mente vaga y se concentra en el ambiente.


El aire levanta las faldas de mi abrigo blanco de corte zarino de Zara (aprovecho la isnpiración Gucci y me lo pongo) y me despeina mis pelos locos de lunes. Las nubes pasan rápido por el cielo y el sol me ilumina sin llegar a calentarme.


Me doy cuenta de que observo fascinada, hace ya un rato, las uñas de mis manos de un impecable azul gracias al Blue Satin de Chanel. A la luz, mis uñas lanzan destellos de azul eléctrico. Me encanta. Muevo los dedos para ver los destellos y pienso que la vida es más agradable con Chanel.


Así que mañana tendré un nuevo recreo, pero esta vez con destellos Rouge Noir.


Comentarios

  1. "Y tan alta vida espero / que muero porque no muero"!! Espero que la pobre Teresa esté en el cielo porque como no exista con la vida tan jodida que llevó para ganárselo pobre mujer. XD

    Nena, di que sí!!! Ojalá hubiera tenido yo maestras así de elegantes y no a Doña Encarnita, las hubiera admirado y hubiera hecho más caso a lo que me decían y el Pepe seguiría teniendo el dedo meñique!! ;o)
    Con Chanel nuestra vida es mejor, claro que sí!! :o)

    MIL BESOS!!! :o)

    ResponderEliminar
  2. Casandra, yo tuve cada hortera de echarte para atrás...

    Paty, di que sí... Y no veas lo chulas que me han quedado con el rouge noir...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal

Dress Code para maestras (y maestros)