Rejuveneciendo

Hoy con el cole hemos venido a Huelva para ver una peli con motivo del Festival de Cine Iberoamericano.





La peli, Ángeles S.A., ha encantado a los peques y ha resultado cuando menos cargante para los mayores. Mi sincera opinión es que la peli se supera a sí misma en cada minuto del metraje. Del histrionismo interpretativo de Pablo Carbonel se pasa sin piedad a la imitación del acento andaluz de Silvia Marsó (que es lo único medio decente de la peli... La actriz, no el acento), de las canciones de María Isabel después de escenas de diálogo forzado, se pasa a los trucos cómicos obvios (los protagonistas se caen y tropiezan a menudo)... Y cuando piensas que la peli no va a ir a peor sale el numerito final con un vestido verde que pasará a la historia.



Y el oscar al mejor vestuario es para...

No sé qué tendría el modelito verde que medio colegio (el sector masculino) ha salido enamoradito de la niña cantora. Pues mejor, al menos alguien pasó un buen rato.

Después del cine nos hemos ido a la Biblioteca Pública de Huelva donde hemos visto una exposición dinamizada de Pinocho que ha estado la mar de bien. Eso de exposición dinamizada es que hemos llegado a la sección de infantil y juvenil de la biblioteca y un chico italiano muy jipi (con rastas y calzado de cuero hecho a mano) se ha puesto a contarnos la historia de Pinocho poniéndose disfraces, abriendo libros y metiéndose a los nenes en el bolsillo. Y a los pofes, todo hay que decirlo.

En medio de la exposición miro para detrás y hay un bebé en un cochecito que no me quita ojo. No lo puedo evitar y me acerco hasta él, me agacho, lo cogo de la mano y le digo dulzuras en voz bajita. Al nene le caigo bien y una sonrisa asoma por detrás del chupete.

La mamá del nene me pregunta si somos de un cole y tal, y le respondo que sí, que somos de un cole y que hemos venido a ver lo de la exposición. Y es entonces cuando la señora va y me alegra el día:

- Y tú eres una maestra de prácticas.

Sonrío, y noto cómo me inflo debajo del abriguito negro.

- No- Digo, risueña- Ya hace un par de años que acabé la carrera.

Sé que soy más mentirosa que Pinocho, pero no hubiera dicho la verdad ni con hierros calientes.

Si alguien es capaz de echarme diez años menos de los que tengo es que eso de las cremas lo estoy haciendo bien.

Comentarios

  1. JAJAJA, pues mola!! A mí me hubiera alegrado el día también, JIJI!! ;o)
    Y anda que la Maria Isabel... no puedo con ella, arrrrrg!! JAJAJA!! XD

    MIL BESOS!!!

    ResponderEliminar
  2. Uyyy que bien, como mola que nos alegren el día, ¿Verdad? jeje, a lo mejor no son las cremas y realmente aparentas menos...Así que no te quites méritos.
    Un besazoooo

    ResponderEliminar
  3. El otro día vi a Maria Isabel en un Mercadona con los padres. Me consuela ver que la crisis llega para todos. Aun no he visto la pelicula pero ella esta hecha una muchachita, aunque demasiado delgada para mi gusto. Ahora,era monísima la cría.
    Como decía, la pelicula no la he visto pero el video musical lo vi hace unos meses, justo cuando el vestido verde y cuando me percate de que iba la historia me jarte de llorar, que tontera, no?.
    Ah!!Y que ilusión que a mi me dijeran eso (aunque la verdad que no me quejo), pero hace tiempo que no me regalan los oidos.
    Bss

    ResponderEliminar
  4. Elena, dí que sí, una mentirijilla de esas no hace daño a nadie.

    Casandra, ni se te ocurra ver la película entonces.

    Mariló, esto lo voy a guardar en mi memoria para alegrarme el día cuando me vea fea.

    Julia, la verdad es que no sé si es percepción mía o no, pero tengo la sensación de aparentar bastante menos de lo que tengo.

    Treintañera, la chavalina es mona y sí, demasiado delgada. Y arte tiene para cantar y bailar, eso no se lo niego. Lo que pasa es que la película es un tostón, y tan pesada que cada vez que se pone la niña a cantar te entran ganas de gemir...

    ResponderEliminar
  5. Ay si, que gustito da cuando te dicen que pareces una chavalita...pero ¡si es que lo somos!; bueno, yo, por lo menos "por dentro" me siento igual que cuando tenía 25 años. Vaaaale, por fuera ya no es igual, pero lo que importa es el interior ¿no?.
    Puf, espero que mi SeñoritaMofletes no se entere de que existe esa película, pq si no tendré que ir a verla y ya me tragué bastantes películas de Parchis cuando era chica, jeje.

    ResponderEliminar
  6. jolines, eso es una maravilla...a nadie le disgusta eso, la verdad...di que si!, que si lo dicen es por algo...jijiji.
    ay dios la peli, espero que mi sobrino no me diga nada y tengo q ir conel ...jijiji.
    besazos.

    ResponderEliminar
  7. ¡Ay, lo que hay que hacer por los niños!Yo en contra de la niña no tengo nada personal, eh, pero me pasa como a Casandra:¡No puedo con ellaaaa!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal

Dress Code para maestras (y maestros)