Metiendo los coches en zanjas


Había, hasta hace unos días, una zanja justo en la zona donde dejamos los coches en el cole. El profe de religión, que es un tanto despistado al volante por lo que tengo entendido, metió una rueda dentro.
Al final, con la ayuda de los obreros y de algunos compañeros del centro el coche pudo escapar sin mucho daño (aunque gotea un poco el aceite), mientras los afortunados que no teníamos el coche en una zanja nos partíamos de risa (tengo un archivo de vídeo que lo demuestra) al ver la situación.
Me llega a pasar a mí, y a mi bólido rojo, y me tienen que dar sedación del ataque de nervios que me cojo.

Comentarios

  1. Jejeje si me pasa a mi tb me puede dar algo...desde luego hay que estar un poco empanado! ya veras como presta más atención la proxima vez...besos

    ResponderEliminar
  2. Uy qué susto! Pobret, le comprendo, yo soy de los despistados que seguro que lo harían!! XD
    Buen sábado, guapa!! Y cuidado al volante que ese cole tuyo es un peligro!!

    ResponderEliminar
  3. Pobre. Esperemos que no sea muy chungo lo del coche, que ahora que estamos en crisis no es momento de tener que hacer desembolsos tontos.

    ResponderEliminar
  4. Pobrecito, yo soy un poco patosa con el coche y la verdad es que da penita.(no lo cojo mucho, por decir algo a mi favor...jaja).
    Ten mucho cuidado con las zanjas que tu bolido se merece muchos mimos..
    Un besote.

    ResponderEliminar
  5. qué susto... a mí ya no me daría el ataque, estoy acostumbrada a que mi coche sienta una atracción fatal por las columnas del parking, bordillos bordes, pilones y demás... (juro que es él, no yo!) besos.

    ResponderEliminar
  6. Lunaibz, me han comentado que la víctima el curso pasado fue el tronco de un árbol...

    Casandra, la verdad es que es fácil despistarse a veces y es posible que, ese día, de haber estado en su situación, me hubiera pasado lo mismo.

    Rêignerok Chäos, no parece muy chungo... Pero ahora el mío procuro no aparcarlo cerca.

    Julia, a mi menos mal que me gusta, porque si no lo estaría pasando fatal.

    Aliena, las columnas de los párkins tienen un no sé qué que qué sé yo... A todos les pasa, creo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Dress Code para maestras (y maestros)

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal