Dress Code de Tanatorio

El otro día hube de pasarme por el tanatorio a dar el pésame a unos conocidos por la pérdida de la abuelita de la familia, una señora mayor que falleció tras una corta enfermedad.

Ir al tanatorio nunca es agradable puesto que, aunque no seas familiar del doliente es una situación en la que te resulta fácil ponerte en la situación de los demás y hacerte cargo de su pérdida porque por anciana que sea la persona que nos deja, una persona es.

El Señor X me llama esa tarde y me dice que puesto que la señora ha fallecido, iremos al tanatorio a acompañar a la familia al menos un rato. Yo, con cara de viernes por la tarde (de cansancio acumulado de días y días) decido remaquillarme, recogerme el pelo en una coleta y estrenar un sobrio, aunque de corte moderno, jersey del Bershka en color azul ultramar.

Cuando voy saliendo por la puerta me doy cuenta que quizá el chaquetón fucsia que llevo no es lo más adecuado para entrar en el tanatorio, así que pido opinión a mi madre. Y es que mi madre es la cítica implacable de la familia; si le pides opinión lo más seguro es que te saque un fallo y tengas que cambiarte. Si no te dice nada es que vas bien, así que te puedes fiar de ella.

- ¿No voy demasiado alege para un velatorio?- Pregunto, señalando el chaquetoncito.

- No, el resto es oscuro, y además es una persona mayor y no eres familia.

- Bueno - digo- pero al llegar me lo quito.

Cuando entro en el coche el Señor X me regala una miradita y un piropo.

- Estás guapa.
- Es que el Touche éclat y el Tri-Aktiline hacen milagros- Tengo ganas de decir, pero me callo y sólo doy las gracias.

Cuando llegamos al tanatorio comenzamos a saludar a gente y ¡oh sorpresa!, los dolientes están disimulando muy bien su dolor. La hija de la fallecida, vestida de un color marfil radiante y perfectamente maquillada nos recibe con gesto amable. Busco, extrañada, restos de lágrimas en su maquillaje, un atisbo de ojos enrojecidos y no los encuentro.

Más tarde me cuentan que la señora de marfil ha manifestado impasible su intención de ir a comprar un jamón justo después del entierro. Verídico.

Dentro de la sala me siento a conversar con la gente que conozco y, en un momento de la conversación, una tía del Señor X se interesa por mi edad.

- ¿Veintitantos?- Pregunta.
- No, jejeje, yo ya estoy en los taytantos.
- Tiene treinta y uno- Salta mi suegra, y la miro pensando si revelar la edad a bocajarro es atenuante en los juicios por asesinato.

La tita del Señor X repite un patrón al que estoy empezando a acostumbrarme: me escanea la cara con sus ojos buscando arrugas: frente, contorno de ojos, boca y luego un vistazo general. Empiezan a echarme una media de cinco años menos. Repito, lo de las cremas me va bien por ahora.

- Busca, busca, que no vas a encontrar nada- Digo mentalmente.

Cuando nos despedimos y nos disponemos a irnos nos paramos en el pasillo con uno de los nietos de la fallecida. Pero su novia-mujer (viven juntos pero no lo han anunciado al mundo) me acapara toda la atención. Fea con agonía, ha fijado sus rizos de peluquería de barrio con espuma de la mala. Lleva un jersey en tonos negros y blancos con... ¡escote! (Recuerdo con aprensión que estamos a menos de diez grados) que no llega a rellenar. Los vaqueros de tipo cargo (de tienda de barrio, muy barrio) los sujeta con un cinturón blanco con un estampado de calaveras. Observo el cinturón con estupor e intento que el Señor X dirija hacia allá su mirada, pero está distraído con la charla. Vuelvo a mirar a la chica a la cara y sé que no puedo disimular mi expresión de horror. Horror por su cinturón, sus gafas del año de la pititorra y su jersey con escote para velar a la abuela.

Ya en la puerta nos paramos a saludar a nieta de la fallecida, la única que en sus facciones revela el mal trago por el que pasa.

- ¿Y el niño p'a cuándo?- Dice con tonillo despectivo acariciando la abultada pucha del Señor X.

Es ahí cuando el conflicto de intereses me bloquea el cerebro. Puedo responder lo que tengo ganas de responder (y vive Dios que es un comentario cierto) pero que me asegura que una facción de mi familia política hable mal de mí durante décadas:

- ¿Y tu tinte, bonita? Porque llevas cuatro dedos de raíz...

O puedo hacer como que no he oído y contestar en plan broma, como hice al final.


Y es que esto de relacionarte con la familia política profunda tiene sus cosillas. Al menos el Señor X no se enfada cuando no me acuerdo de los nombres de todos... Pero es porque él tampoco se los sabe.

Comentarios

  1. jajajaaja esto de las familias politicas veo q es en todos los sitios igual. Yo stoy de la mia un poco hasta el gorro, eso de ser siempre politicament correcto no va conmigo, bueno si pero mi lengua lo pasa de mal de lo mordiskeada q acaba por callarm cosas. En fin PACIIIIIIIIIIIIENCIA


    bss

    ResponderEliminar
  2. Si te contara lo mal que lo pasaron mis padres en el último entierro!! La nieta de la fallecida estaba sentada en un banco del cementerio comiéndose un bocadillo mientras metían el féretro en el nicho!! Mi padre que era familiar muy cercano de la enterrada lo pasó muy muy mal aguantándose las ganas de decirle "Canalla, ¿no te da vergüenza?". Últimamente hay una falta total de respeto por la muerte y por los seres queridos cuando se van, es deplorable!! :-(
    Seguro que lo que tú pensaste de la ropa la hija de la muerta ni lo pensó. Qué fuerte.

    UN BESITO, GUAPA!

    ResponderEliminar
  3. Jajaja. Tuve que leer el final dos veces para comprender que no le habías dicho eso. Pues nada Lileth, cada uno lleva su dolor a su manera y a muchas personas no les gusta expresarlo. Aún asi, hay que tener un poco de respeto, que como tu dices, aunque sea una persona mayor, es persona primero.
    un beso
    Ah! y algo que no viene a cuento aquí, pero es que ha estado lloviendo por La Laguna y ha hecho un frio... Y la gente con cholas/chanclas/sandalias. ¡lloviendo a chuzos!Me acordé de uno de tus posts de cuando vivías en Tenerife. Algunas cosas no cambian.jaja

    ResponderEliminar
  4. Ainsss es que con la familia politica hay que ir con pies de plomo.
    Y respecto al comentario que te callaste aiinsss ojalá lo hubieses dicho (aunque entiendo que te callaras), pero es que hay mucha gente que no se mira al espejo y se cree que puede juzgar a los demás.
    Que rabia me da.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  5. qué bueno,lo del jamón es mortal!!! de todas formas, lo malo de los tanatorios es que te encuentras con un montón de gente de las que es mejor esconderse, y que para rematar son parientes!!! y todavía los tuyos... te han tocado, pero los políticos, eso es mortal de necesidad!!

    ResponderEliminar
  6. La gente es así, te "escanean" como dice Lileth y te critican mentalmente. Hay algunos que están desando que llegue un evento para hacerlo. Normalmente en bodas, bautizos y comuniones, aunque, si no hay ninguna a la vista, bien está un velatorio. Afortunadamente es una costumbre que se está perdiendo. Suena a cosa de hace 30 años ¿verdad?.

    ResponderEliminar
  7. Creo que todos tendríamos para escribir un libro que tratase sobre nuestras familias políticas.

    ResponderEliminar
  8. Estas cosas de familia son un martirio. Y los tanatorios son sitios tan poco agradables...

    Por cierto, que es Touche éclat y el Tri-Aktiline? No te rías -oigo hasta aquí las risas y mira que estoy lejos, hehe- que no se que son.

    ResponderEliminar
  9. No me hables de familia política!!!!1 Hay para un libro mínimo!!
    El último entierro al q fuí mi abuela fue la que la lió. Yo tuve que cogerla del brazo y apartarla. Estaban entrando a su hermano (el muerto) en el nicho y ese fue el momento que escogió para decirle a voz de grito todo lo debería de haberle dicho en vida. Salió todo (lo malo, claro).
    Ayyyy...

    ResponderEliminar
  10. MqR, por ahora me lo tomo a cachondeo, porque mi familia también tiene mucho que matar. Como todas, vaya.

    Casandra incluso más que falta de respeto parece que nos hemos vuelto un poco insensibles.

    Maeva, es que el armario canario es así, cholas y botas altas conviven en armonía...

    Nine, la verdad es que eso de ir al tanatorio es un acto social más, y no se tiene respeto ninguno.

    ResponderEliminar
  11. - Busca, busca, que no vas a encontrar nada- Digo mentalmente
    MUY BUENO!!Y LO DE Y TUS CUTRO DEDOS DE RAIZ?? JAJAJA, TE LO PASAS PIPA TU SOLA CON TUS PENSAMIENTOS

    ResponderEliminar
  12. Mediabaldosa, me siento escaneada a menudo.

    Mientras, sí que es para escribir un libro, si... ¡Absolutamente todas!

    Maestro de esgrima, déjalo en la "magia" de arreglarse de las mujeres... No quieras saber qué caras hay debajo de los maquillajes perfectos.

    Blaudemar, parece que en las despedidas tendemos a pensar lo que no le dijimos al difunto en vida. Se ve que hay quien lo suelta en vez de pensarlo.

    Paty, sí que me lo paso pipa... Un día de estos mi lengua actuará por su cuenta y la habré liado... O lo mismo descubro un nuevo nivel de diversión.


    Besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Dress Code para maestras (y maestros)

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal