Dawkins, tú sí que eres Dios

El gen egoísta ha sido, con toda seguridad, el mejor libro de no ficción que me he leído en la vida. Incluso por encima de los ensayos de mi idolatrada Lynn Margulies (Señor X, eternamente agradecida por haber tenido el detalle de regalármelo).

Recuerdo, entre otras reflexiones, las que realiza Dawkins a partir de las conductas adaptativas de ciertos animales, que llaman la atención del predador para que individuos del grupo puedan escapar. Dawkins plantea si la condupta adaptativa es la del bicho que hace jaleo o la del que sale por patas, que es realmente el que sobrevive.

Me entero, leyendo las noticias publicadas en El Mundo, que Dawkins hace campaña a favor del ateísmo. La verdad es que me ha hecho mucha gracia.

Leía el otro día en el blog de David Beriain (lo idolatro) el relato de una de sus vivencias, donde un guía afgano intentaba razonar con él para que se pasara al islamismo... Y esta situación, donde se hace campaña a favor del ateísmo, me parece tan rocambolesca como la vivida por Beriain.

Las creencias religiosas vienen determinadas por factores culturales, familiares, sociales y, a medida que el individuo avanza en la vida, por la reflexión autónoma que realiza, integrando los conocimientos y las experiencias de la vida y del mundo. No creo que la religión sea cuestión de hacer campaña... Tampoco de tirar bombas.

Comentarios

  1. La religión... tararirarón. Eso es como todo. Te dejo un meme entre comillas a ver si te mola. Pásate por mi blog y le echas un vistazo. Un abrazoooooooo...

    ResponderEliminar
  2. Creo que los fanatismos no nos llevarán a ningún lado, y desgraciadamente algunas veces la religión llega a esos extremos.
    Muchas gracias por tus palabras en mi blog. Un besazo.

    ResponderEliminar
  3. Los fanatismos nunca serán buenos...y la religion peca mucho de eso.
    Muchas gracias por tu cmentarios en mi blog, jeje. Un besote.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal

Dress Code para maestras (y maestros)