Ambigüedad sexual: Reflexiones en una clase de lengua

Hoy tenía a los chicos de secundaria un poco revueltos. Habían sacado una pastilla de plastilina verde de la clase de Educación Infantil y andaban haciendo muñecotes por debajo de las mesas.

Como estaban pasando olimpicamente de mi clase llegó el momento en que me senté entre ellos,cogí la plastilina y me puse a dictar apuntes.

- Dame la bicha- Le dije a A, que tenía una serpiente muy mal hecha escondida tras el cuaderno.

Cogí la bicha y la modelé hasta dejarle pinta de sinuosa y elegante serpiente de la selva tropical. La puse a la vista de todos y seguí dictando a una velocidad que no admitía réplica. Mientras, de forma distraída, modelaba canutillos verdes que iba colocando en la mesa en una fila ordenada.

Cuando terminé, los coloqué uno a uno en la cabeza de la serpiente para, una vez bien puestecitos, pasar a rizarlos hasta dejar a la serpiente con una melena espesa y rizada a lo Sofía Loren. Los chavales me miraban atónitos hasta que empecé a rizarle el cabello a la bicha que fue cuando todos empezamos a reírnos a carcajadas.

- Venga- dije al terminar.- Ahora se acabaron ya las plastilinas, meted los animalillos debajo de la mesa que voy a poneros tarea.

- No, maestra- me dice el graciosete de la clase- Primero tenemos que ponerle el nombre a esto - Señala la bicha con la permanente.

- Bueno, le ponemos nombre.

Todos callamos mirando a la bicha.

- El problema es- añado yo- que no sé a qué género pertenece la bicha, si es él o ella, masculino o femenino...

Todos asienten, reflexionan y observan a la serpiente.

Alex da con la tecla:

- Le pondremos Falete, porque no sabemos lo que es....

Comentarios

  1. jajajaja, me parto con tus alumnos. No serán lumbreras, pero tienen unos golpes (como diriamos por canarias...)

    ResponderEliminar
  2. Jajajaja...dieron en el clavo eh? que puntazo. Pues ya teneis mascota en la clase, viva faleteeee....

    ResponderEliminar
  3. Maeva, Julia, a veces me paro a pensar que lo mismo no es falta de inteligencia, sino de estímulos.

    La verdad es que te partes con ellos, son buenos chicos.

    ResponderEliminar
  4. jajajaja!!!Espero que el novio de la serpiente no se secuestre a si mismo y pida un rescate, teneis presupuesto para eso??jajaja

    ResponderEliminar
  5. ja,ja,ja! qué bueno! pero como son los críos, que despiertos!
    ja,ja,ja!

    ResponderEliminar
  6. Qué punto! Por cierto, odio la plastilina.

    ResponderEliminar
  7. jajajajjajajajjaa!!que graciosos!!!yo alucino con los niños

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Dress Code para maestras (y maestros)

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal