Yo soy más guapa que tú

Hace años, apenas empezaba a adentrarme en la adolescencia, una compañera de juegos, hija de unos amigos de mis padres me soltó la frase:

- Yo soy más guapa que tú.

Sin pestañear, y con un aplomo que me suele acompañar algunas veces en estas situaciones, respondí:

- Puede, pero yo soy más inteligente.

Y como esta segunda afirmación sí que era cierta, la nena se quedó callada.

Desde entonces la inteligencia, esa cosa que nadie sabe muy bien definir para qué sirve, ha tenido una dispar popularidad y seguimos midiendo a las personas por los estudios (estudiados o no, que también se pueden pagar) o por la belleza exterior que luzcan. Y es que esto es como ir deprisa por la autopista: por rápido que te parezca que vayas, siempre vendrá alguien a adelantarte. Así que en cuestión de inteligencias siempre habrá alguien que quede por encima tuyo y gente por debajo.

Como dice una persona a la que parafraseamos constantemente El Señor X y yo: "yo no soy analfabeta, yo lo que no sé es leer y escribir". Ahí quede para la posteridad.

En días como hoy doy gracias a mis padres por haberme hecho inteligente, o al menos más inteligente que a algunas personas.

Estaba esta tarde en la puerta de mi casa esperando al Señor X que andaba dando vueltas a la manzana porque no tenía dónde aparcar. De pronto, un señor joven me grita desde su coche:

- ¡Perdona! ¿Hay alguna fontanería por aquí?

Pestañeo y tardo en reaccionar, porque la inteligencia no está reñida con la rapidez, o la ausencia de ella:

- No sé, ¿Tú sabes que vas a contramano?

El chico del coche alucina.

- ¿A contramano? ¿Si? - Se gira, intentando ver no sé qué cosa. - ¿Es dirección prohibida?
- ¿De verdad no se te hacía raro ver a todos los coches aparcados hacia allá? - Señalo con las dos manos la dirección correcta de la marcha.
- No, jeje- Ríe.

Obvio comentarle que si tampoco le había sonado raro que le vengan coches de frente que le piten, le hagan señales con las luces y le llamen cosas como "capullo" o "gilipollas".

Aún no me he repuesto de la impresión cuando una chica pasa por detrás de mí hablando con su acompañante y capto un trozo de su conversación:

- Y me dice que si envío el mail veinte veces entro automáticamente en un sorteo de un coche... Y yo pienso ¿Cómo van a saber si lo he mandado veinte veces y no, por ejemplo, diecinueve?, pero luego digo, ¿Y si por no hacerlo no entro en el sorteo y pierdo la oportunidad?

- Toma, -me digo- aún hay gente que piensa que son ciertos esos correos...

Así es que sí, hay días en que doy gracias a mis padres por haberme hecho inteligente y tener la soberbia de disfrutarlo.

:P

Comentarios

  1. A mi la hija de unos amigos de mis padres me llamó BRUJA!! qué rabia me dio!!!!!!!!!jajjaajjaajjaj

    ResponderEliminar
  2. Mi inteligencia se fue a por tabaco y aún no ha vuelto. Mientras tanto sobrevivo a base de sopas de sobre y de carne en lata con un perrito mu mono pintao en la etiqueta. Jejejejejeje. Un abrazooooooooooooo...

    ResponderEliminar
  3. Eso le digo yo a mi madre q vengo con algunos defectos de fabrica pero q lo q tengo en el coco lo compensa todo jajaja

    ResponderEliminar
  4. Por supuesto q los genes intervienen en la inteligencia, pero un campo fertil q no es sembrado no vale para nada... y ahi radica tu merito: al final has sido tu la q has estudiado, t has esforzado y en el fondo eres como eres por meritos propios:-)

    un besote y enhorabuena

    ResponderEliminar
  5. La ventaja de ser inteligente es que así resulta más fácil pasar por tonto. Lo contrario es mucho más difícil.

    Kurt Tucholsky

    ResponderEliminar
  6. Miss M, me suscita curiosidad saber qué le hiciste para merecer tal apelativo.

    Notengoblog, tendré que dar gracias por tener una inteligencia que no fume... mucho. Besos!

    Judit, tú date a valer, mujer, que si no te toman por sopa a la primera de cambio.

    Saritísima, es que esto es como tener un tipazo, son pocos los que nacen con los abdominales marcados. Puedes tener buena predisposición pero el trabajo duro es la clave, como para todo en la vida.¡Gracias por la enhorabuena!

    Akli, ¿eso lo dices por aquella vez que me salté la cola en correos? ¿Cuñándo vuelves a pasarte por Huelva? Besotes.

    ResponderEliminar
  7. Te leo aunque no te comente, eh!! Que estoy algo liada (que ganas tenía ya de poder decir esta frase) con un curso muy interesante... Las listas siguen bajando pero más despacio de lo que me gustaría... Ya "leo" que tú en tu cole bien, no?? Con entrada triunfal y todo...
    BIKOS!!

    ResponderEliminar
  8. uno de los blogs más inteligentes que he visto en mucho tiempo,,,,,me encanta ver como hay gente que piensa,,,pensé que esto del blog era cuestión solo de moda y de egocentrismos llevados a extremos impensables jejjeje

    pues si es verdad yo lo flio muchas veces con la gente,,tanto que me digo a mí mismo,,,Raül o tu eres un bicho raro o eres un tio muy bién aprovechado jejeje

    suerte y te sigo de cerca

    muamua

    ResponderEliminar
  9. bueno, yo tb soy de las que me meto en contra dirección, porque me quedo embobada mirando esas piruletas rojas grandes con un rectángulo blanco dentro... qué querrá decir?!!!! jajaja, tienes regalillos en mi blog!

    ResponderEliminar
  10. JAJAJA!!! Tenemos eso en común: una "amiga" me dijo de pequeñas mirándonos al espejo: "Yo soy más guapa que tú y tengo los ojos más bonitos" (toma ya, JAJAJA). XD En su momento me eché a llorar (éramos muy peques). No pude responderle lo que tú porque ella es médica ahora, JAJAJAJA. Pero te comprendo: hay gente muy cortita por el mundo. XD
    Un besito!!

    ResponderEliminar
  11. a saber....jajajjajajajajaaaaa!!pero me ofendió muchísimo!
    besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Dress Code para maestras (y maestros)

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal