Tengo ganas de matar

Temgo pelos de loca, la cara desencajada y los ojos inyectados en sangre.

Llegué a las 16:50 h de recoger las alfombrillas del coche, comí y me metí a las 17:35 en la cama, después de aprovechar el momento de quitarme la ropa y recoger dos cosas para plastificar material para las clases de francés.

No recuerdo que mi cabeza tocara la almohada, porque me dormí tal como la apoyaba.

Y ahora, apenas un rato después (son las siete de la tarde) mi vecino del segundo (El hortera del BMW blanco) decide que él es más guay que nadie y pone la música tan alta que me tiemblan los muebles.

Para ponérmelo mejor, los idiotas de la secta de abajo (Para quien no lo sepa vivo encima de una iglesia evangelista, esos que cantan tanto, pero los muy desconsiderados no tienen insonorizado el local) se han puesto a ensayar, y mira que tocan mal. El día que éstos descubran el botellón se hacen adictos porque lo cogen como evasión para no tener que oírse más.

Así que estoy frustrada, desesperada... ¡LOCAAAAA!


Quiero dormir.

Comentarios

  1. Pobre!tia date un baño y relajate y luego bajas a gritarle al del BMW de mi parte
    aaaummm aummmm

    ResponderEliminar
  2. Ufff, te entiedno prefectamente! Tenía una vecina que me martirizaba con Melendi todo el día y los muebles vibraban de lo fuerte que lo ponía! Ahora que lo pienso, haberme librado de ella quizás bien vale el euribor... Un beso y ánimo (yo tuve que invertir en tapones para los oídos).

    ResponderEliminar
  3. Si te sirve de consuelo, a mi se me instala todas las primaveras el gremio de palmeros y rumberos en la plaza que hay bajo mis ventanas. También te queda el recurso de bajarte con los evangelistas y pasar un buen rato cantando salmos y alabando al señor, jajajajajajaja. Mucho ánimo y un abrazoooooooooooo...

    ResponderEliminar
  4. La iglesia evangélica no es una secta, te lo aseguro. He tenido mucha relación con una persona perteneciente a ella y aunque es cierto que son un poco raros no hacen cosas como los sectarios ni nada de eso. Lo de que cantan es bien cierto, qué pesados, JAJAJA!! XD
    A tu vecino cuando te vayas a currar tempranito déjale la música tú a toda leche puesta, a ver si capta la indirecta. Un besazo, sol!!!

    ResponderEliminar
  5. Mira, yo no sé cuántos vecinos sois, pero yo hacía lo que te dice Casandra, así como salgo enciendo la radio a toda leche (mejor si es en el momento que sabes que el descansa) y me voy tan ancha... Pena por los vecinos que no tengan la culpa... Ah!! Tb funciona muy bien andar con tacones a altas horas de la madrugada...

    ResponderEliminar
  6. Judit, el del BMW es un completo impresentable.

    Aliena, el problema es que ya tengo tapones... Imagina cómo pone la música.

    Notengoblog, los evangelistas están provocando una reacción radicalista por parte del vecindario que no veas, no soy la única harta de ruidos, porque antes estaban sólo los domingos por la mañana y ahora lo han cogido como club social para estar por las tardes.

    Casandra, éstos sí que son secta, por lo que molestan. En el vecindario se les respeta el culto, pero ellos no muestran ningún respeto con el vecindario.

    Noe, lo haría si viviese en el tercero, que me quedan abajo... pero no, ¡Vivo dos plantas más arriba!

    ResponderEliminar
  7. JAJAJA, pues cuando canten ponles Iron Maiden a toda leche y les cortas el rollo!! XD Muak!!

    ResponderEliminar
  8. Para los evangelistas lo mejor es que te hagas con un par de pelis pornos con muchos jadeos y se las pongas a toda leche los días de sermón, igual alguno cae en la tentación ;-)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal

Dress Code para maestras (y maestros)