Haciendo magia

Me he vuelto maga, lo juro. Casi casi como los amigos de Harry Potter.

Esta mañana, mientras me vestía, decidí a última hora ponerme, en vez de las All Star rojas, unas deportivas de ante en rosa palo que iban mucho más a tono con mi conjunto rosa y gris.

Por tanto, saqué del cajón unos calcetines grises porque los rojos que ya me había puesto no pegaban ni con cola. Me cambié los calcetines, me puse los zapatos, me los até y bajé a desayunar.

Cuando subí a maquillarme entré en mi habitación y voilà!, encima de la cama un calcetín gris reposaba al lado de uno rojo, los dos juntitos. Incrédula, levanté el pantalón hasta descubrir que también en mis pies estaban desparejados.

Pues yo me puse los dos, en serio... Es que he hecho magia.

Comentarios

  1. ajjaaj Eso no es nada comparado con mis trucos de "desaparición" de mi lavadora... tiene vía directa con la dimensión desconocida, que es donde deben estar, partiéndose de la risa, todos los calcetines desparejados que me faltan. Yo estoy segura de que meto dos... ¿entonces por qué solo sale uno? pues eso, magia!

    ResponderEliminar
  2. Ajá!!!! Entonces fuiste tú la que me desparejó los zapatos el otro día!!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Dress Code para maestras (y maestros)

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal