Entrada triunfal...

Cuando te llaman para trabajar en un cole nuevo es inevitable que te pongas a imaginar cómo será el pueblo, el colegio, el ambiente, los compañeros... Esperas que todo sea agradable y "normal".

Pero la realidad a veces es bien distinta y el destino te hace que la entrada en el colegio sea de todo menos convencional.

El martes, cuando me llamó una señora de Delegación de Huelva (muy agradable, por cierto), tras darme el nombre del pueblo y tal, me dice que me vaya para allá directamente, que allí tienen toda la documentación. Así que tras hablar con mi padre y consultar el mapa que me había echado en el bolso "por si acaso" (me cogió la llamada estando en el taller de la Honda revisándole el aceite al coche) veo que el pueblito en cuestión no está tan lejos como en un primer momento me imaginé.

En cuanto pude, subí a mi bólido y puse rumbo hacia Gibraleón, luego hacia San Bartolomé de la torre, giro hacia Villanueva de los castillejos y por fin encamino hacia El Granado. Llegué sin mucha novedad al pueblo, buscando con la mirada el colegio hasta que, cuando me doy cuenta me he quedado sin pueblo así que me paro al lado de un tractor y le pregunto al señor mayor que está montado encima:

- Perdone, ¿La escuela?
- Sí, tiene usted que dar la vuelta con el coche y la primera que vea a su izquierda, una cuesta grande, ahí se mete, que es la entrada con el coche para los maestros.

Doy las gracias al señor de la boina y maniobro con pericia para dar la vuelta al coche. Meto primera, enfilo la calle, meto segunda, y veo a la izquierda un camino asfaltado, estrecho y con un seto bien cuidado a cada lado que sube de forma empinada hasta el colegio.

- Aquí es- me digo- Ojú qué estrecho, como me pille muy dormida rozo el coche con los setos o las columnas de entrada... Anda que no voy a tener que estar pendiente "ni ná".

Maniobro, una vez más con pericia, mi bólido y enfilo la cuestecita que se me antoja angosta.

Cuando llego arriba, lo que yo pensé que iba a ser una explanada de aparcamientos es... ¡La cancha de baloncesto!

Observo a los niños jugar con más estupor si cabe del que ellos tienen al verme.

- Pues va a ser que no es por aquí- me digo.

Meto la marcha atrás y comienzo la difícil tarea de intentar sacar el coche de ahí. Retrocedo dos metros, y la rueda se me encaja en uno de los bordes. Meto primera, subo un metro; giro el volante, doy marcha atrás metro y medio y la otra rueda encaja en el otro lado. Meto primera, subo medio metro, giro el volante, meto la marcha atrás y bajo un metro más hasta quedar nuevamente atascada.

Después de unos diez minutos que se me hacen eternos, tras haber recorrido media cuesta, y tras darme cuenta que lo difícil es sortear las columnas de la entrada, me rindo y llamo por teléfono al colegio.

- ¿Si?
- ¿Hola? Mire usted, soy la maestra de francés, que estoy aquí en la puerta, pero me han indicado mal y estoy en una cuesta que lleva al patio del colegio, y es que necesito ayuda para salir de aquí.
- Em, esto... no estás mal, esa es la entrada de los niños, coge el caminito que lleva a la derecha y ya entras...
- Es que estoy aquí, ¡pero con el coche!
- ...
- Y no puedo sacarlo marcha atrás sin ayuda, así que a ver si podía ser que viniese alguien a dirigirme la maniobra, porque llevo un rato intentándolo...
- ...- Mi interlocutor está asimilando que la nueva compañera de francés se ha metido por donde no es con el coche.- Voy- Me dice escueto, y cuelga.

Abro las ventanillas del coche y me veo llegar al señor director, mi interlocutor telefónico que al verme en medio de la rampa con ese cacho de coche se queda blanco. Blanco como la pared.

- Hola!- Saludo al dire, feliz de que venga alguien a ayudarme.- Es que parece que me han indicado mal, porque está claro que por aquí no es.

El director dice que no, con la cabeza, mientras mira atónito el coche, los setos y a mí encajada, encajadita.

- A ver si usted me podía ir dirigiendo la maniobra, porque no me veo capaz de sacar el coche de aquí.
- Ni yo- Responde, sincero.

Yo miro el camino por donde me he metido, buscando una solución.

El dire mira el coche, comenzando a hacerse a la idea de que los chicos, al entrar en clase por la mañana, van a tener que sortear un Honda rojo puesto en medio del camino.

- ¿Y si me abre la reja de la cancha? Así subo, entro y doy la vuelta y puedo bajar de cara.
- Te la abro, pero ¿te va acaber el coche?

Yo me encojo de hombros pensando que si he metido el coche ahí, en la cancha entra como que me llamo Lileth.

El dire abre la verja y yo subo con mi coche, entro en la cancha y doy una vuelta triunfal, casi como cuando los toreros cortan una oreja. Los pocos niños que quedan por la zona me miran espantados. Salgo de la cancha y enfilo la cuesta, esta vez con más facilidad, hacia la salida.

El coche sale sin problemas y encuentro, unos metros más adelante, la subida por la que tenía que haber cogido de primera hora...

El dire recupera su color.

Comentarios

  1. Pero triunfal eh?jajajaj vaya show, seguro que nunca se olvidarán de la profe de francés

    ResponderEliminar
  2. ji,ji,ji! vaya aventuras , ja,ja,ja! al menos no pasarás desapercibida, seguro!

    ResponderEliminar
  3. JAJAJAJA Menuda situación más angustiosaaaa!!! XD Eso es llegar triunfando!! Bueno, al menos pudiste salir!! Los nanos fliparían, JAJAJA!! Al que se porte mal le dices: "¡Que te atropello con mi coche!" y se acojona, JAJA. UN BESITO

    ResponderEliminar
  4. Chica! Parece que vas dejando huella donde quieras que vas!!!
    Eso y los setos destrozaos!!!Ja..ja! Animo y a por ellos oe!

    ResponderEliminar
  5. HOLA, ANTES DE NADA PRESENTARME:
    SOY ROSA Y SOY MAESTRA EN TENERIFE.. PERO DE BURGOS Y QUIERO INTENTAR REGRESAR ESTE AÑO A MI TIERRA CON EL CONCURSO DE TRASLADOS... ME PUEDES AYUDAR A RESOLVER DUDAS??? CREO, POR LO QUE HE LEÍDO EN EL FORO DE MAESTRO25 QUE TU HAS PASADO POR ESTA EXPERIENCIA. GRACIAS
    rosalope@hotmail.com

    ResponderEliminar
  6. Todas estas aventuras antes de haberte encontrado ni con un niño!!! estoy deseando que nos cuentes el encuentro con las fieras! en todo caso, seguro que el director no se olvida nunca de la profesora de francés de este año!

    ResponderEliminar
  7. Jajaja, triunfal desde luego...

    A mi me paso una vez por El casco histórico de sevilla con mi novio, nos metimos por una callecita supreangosta, que encima giraba a la derecha,con otro detrás.

    Y al coger la curva, vemos que la calle estaba cortada...

    Yo creía que nos quedábamos ahí xDDD

    Jajajaja

    ResponderEliminar
  8. Jajajajajaja!!!!

    Lo que me he reído, quizás porque me he acordado de lo que yo pasé hasta llegar al cole de Beas por esas callejuelas, que ya una mujer tó apurá, se enganchó a la ventanilla y me dijo: "anda, que voy contigo", y me acompañó: ella andando y yo en mi coche. Claro que el mío no era un "carraco" como el tuyo...

    ResponderEliminar
  9. Flipo contigo! Pero ole tú!

    Al menos to salió bien al final, y seguro que te va ir genial... mucha suerte!

    ResponderEliminar
  10. Ay que recuerdos del pueblo...

    Si, ese pueblillo chiquitajo es el pueblo de mi abuela!!!

    Qué recuerdos de subir a las escuelas a fumar a escondidas...

    Gracias, me has puesto una sonrisa!!

    Besos

    ResponderEliminar
  11. Querida paisana,

    Mucha suerte en tu nueva andadura profesional en la sierra!

    Jose.

    ResponderEliminar
  12. Lo que me he reído, querida!
    El director es un poco paradito o me lo parece? Jaja

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal

Dress Code para maestras (y maestros)