Enseñanza de la Religión Católica y valores

Al nacer en el seno de una familia que sigue escrupulosamente las costumbres españolas en lo que a religión católica se refiere (Es decir, una familia que pisa la iglesia sólo cuando va a bodas, bautizos y comuniones; una familia donde la mamá echa promesas a la Virgen de la Cinta... una familia que considera mejor casarse "por la iglesia" porque luce más) fui bautizada, hice la comunión y, cuando tocaba por edad, recibí la confirmación. Se espera que me case en la catedral, pero me da en la nariz que no va a ser.


Evidentemente, tanto en el colegio como en el instituto, cursé la asignatura de Religión Católica; y es que antes eso de "alternativa" no existía... Hacías religión sí o sí. Ya en el instituto estaba la asignatura de ética, pero quien la escogía era poco menos que un bicho raro. De pequeña, a principios de curso, cuando tenía ya en casa los libros nuevos, recuerdo que era el de Religión el que menos ilusión me hacía. No sé si era por feo o que ya la asignatura no me gustaba un pelo, porque tiraba mucho de conocimientos subjetivos, de enseñarme lo que debía opinar y de aprenderse de memoria oraciones a las que nunca ví ninguna utilidad. El libro de Nuevo Testamento fue horriblemente mutilado: le hice un agujero dentro, cortando todas sus páginas para guardar dinero (Religión Vs Capitalismo).



En enseñanza llamamos contenidos a todo aspecto que sea objeto de ser enseñado y aprendido, bien sean actitudes, conceptos o técnicas para saber construir o hacer algo determinado. En mi tierna infancia, antes de cumplir los doce años, recuerdo ciertos contenidos que venían contemplados en mi libro de religión y ahora, con el paso del tiempo, los considero totalmente inadecuados.


De pequeña, en religión, me enseñaban qué postura he de tener ante el aborto, o ante expedientes de regulación de empleo. Conceptos que, evidentemente, se escapaban a mi razón por aquellos años.


Ignoro los contenidos actuales que se tratan en los libros de religión (Las editoriales, desgraciadamente, son las que marcan los contenidos que son tratados en el aula), pero con precedentes así en el futuro voy a optar por que mis hijos (si es que la vida me llega para tenerlos) no cursen en la escuela religión católica.


Una de las finalidades de la educación reglada, según la legislación vigente, es dotar a niños y niñas de las herramientas necesarias (intelectuales, se entiende) para desarrollar un espíritu crítico. El espíritu crítico es esa cosa extraña que hace que la gente tenga sus propias ideas y opiniones. ¿Los contenidos que se proponen desde esta asignatura nos van a ayudar a conseguir esto?



Desde el punto de vista de las creencias, me declaro atea. De todas formas si existiese un dios omnipotente, omnisciente y bla bla bla... Fijo que le dábamos tres leches. Estando por encima del bien y del mal, no creo que les interesen nuestras plegarias.


Es más, si dios volviese a reencarnarse en humano, esta vez no venía en forma de barbudo jipi; esta vez, dios hecho hombre, una persona por encima del bien y del mal... Sería taxista.

Comentarios

  1. No soy profesor, y lo poco que recordaba del colegio me lo borré a base de Brugal, pero... ¿Hay alguna asignatura, aparte de las matemáticas, que sea lo suficientemente objetiva como para despertar ese "espiritu crítico"?Me encanta la parte del espíritu crítico sobre lo que "debemos" pensar ante, por ejemplo, el aborto, en la antigua asignatura de religión.

    ¿No hay una asignatura ahora que hace las veces de religión, pero "educando" en el sentido "politicamente correcto".? Sólo se le ha cambiado el nombre y el sentido "político".

    Que cerca estamos del 1984 de Orwell...

    ResponderEliminar
  2. ¡QUE NO TE CASAS POR LA IGLESIA!!!!!, tía, cómo me haces ésto, con las ganas que tenía yo de lucir modelito, jeje. Te recuerdo el trato que tenemos ... me tiene que dar tiempo a adelgazar por lo menos 5 kilos ¿eh?. No me vengas de pronto con eso de ¡sorpresa!¡me caso este sábado!.

    ResponderEliminar
  3. ja,ja,ja! tienes razón, los taxistas están por encima del bien y del mal!
    yo, aunque no soy atea, (al menos del todo, ji,ji,ji) estoy de acuerdo contigo, la religión, que se enseñe en casa,porque no sólo hay niños católicos.
    En mi colegio teníamos que hacer ejercicios espirituales antes de semana santa, dos horas al día, un coñazo... poco a poco irán cambiando las cosas, estoy segura.
    un bico, gracias por la visita!

    ResponderEliminar
  4. Yo no soy ateo. No sé si hay o no... Pero si hubiera, de lo que estoy seguro es de que P. K. Dick es su profeta. Podría ser ese tipo por encima del bien y del mal que suele gastar bromas cósmicas y decidir "a quién hacemos hoy la puñeta, que me aburro". También leo demasiado a Paul Jenkins y su Hellblazer.

    Yo pienso que la religión sí que fomenta el espíritu crítico: fíjate si no, que todo el mundo critica el vestido de fulanita que va a la iglesia, critica al cura, si el vino está aguado, si la hostia es de mercadillo.. se critica al papa, al Rouco... Todos criticamos hasta al Espíritu Santo, y de ahí su etimología: "espíritu crítico".

    ResponderEliminar
  5. Después de esto, Señor X, sólo nos queda decidir una cosa ¿Quién hace de Faemino y quién de Cansado?

    Akli, lo de la moral en la escuela da para un largo debate, ciertamente.

    Mediabaldosa, tienes tiempo de morir de inanición, tranquila.

    Mariló, pues casi todos los países europeos contemplan la educación religiosa dentro del horario escolar.

    ResponderEliminar
  6. Vaya. Yo nunca hice religión. Nunca. En el colegio, en EGB, teníamos una asignatura que se llamaba "Ética". Eso en teoría, porque, a la práctica, la hora semanal de "ética" era la de la tutoría. Así que nada.
    Y en el instituto (yo hice ESO, estaba en plan experimental, rollo conejillo de indias), tampoco. Si querías la escogías. Pero mi interés en la materia era nulo. Sí que me interesaba mucho más la historia y había una asignatura, historia de las culturas, que era genial y que tocaba la historia de LAS religiones. No sé los otros colegios en Cataluña si eran iguales (de hecho, me consta que no, que se hacía religión), pero el´mío, público, en un pueblo pequeño, era así.
    Mis padres eran ateos perdidos, y no estoy bautizada, no hice catecismo ni la comunión, y si me diera por casarme, y encima por la iglesia, se enfadarían muchísimo.

    ResponderEliminar
  7. A ver, que la religión en el colegio ya no es lo que era. Hace unos años di religión en 3º y 4º porque no había maestro de religión en el cole rural en el que estaba, yo tenía la DEI y el director me preguntó si tenía algún inconveniente. "Ninguno", dije yo.

    La verdad que me quedé sorprendida por cómo habían cambiado las cosas: una lectura sencilla contando historias muy cercanas y todo orientado a la formación en valores (esos mismos que tenemos que tratar transversalmente o a través de proyectos). Sólo había un apartado en el tema dedicado a la Biblia que, a modo de cómic, ilustraba una selección de los pasajes más conocidos.

    Una opinión ;)

    ResponderEliminar
  8. Opinión MUY valiosa, Elena. Y, como toda materia, también pienso que dependerá mucho del docente que se haga cargo.

    Qué vulnerable es la infancia a las intenciones adultas.

    ResponderEliminar
  9. JAJAJAJA Pues yo era el bicho raro que siempre cogió Ética, no sólo en el instituto sino en toda la primaria. XD
    Taxista noooo!! Que se me tiran encima con el coche cuando voy tan tranquilita conduciendo por la ciudad, qué miedo!!!
    Creo que en Reli te comen la cabeza igual que en Ética o en Ciudadanía, da lo mismo que te lave el cerebro un religioso o un laico, el fin es el mismo.
    Un besito

    ResponderEliminar
  10. Suscribo lo que dices!

    A nosotros, en clases de religión, solo nos hacían leer, que no te enterabas de nada y responder preguntas que solo tenías que buscar en el libro.

    Ya en el instituto cursé la alternativa!!

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Yo soy religiosa, creo en Dios y en lo más importante que me enseñaron, no en religión, sino en la Legión de María: Ayudar, compartir, apoyar, respetar querer, amar y tratar a los demás como si fueras tú mismo.

    Creo que el concepto es poder elegir,todos, un niño no tiene madurez suficiente para poder elegir religión(que yo supongo que la formación recibida depende del colegio:como todas) pero tampoco tiene madurez suficiente para poder elegir EPLC, no? Y en esto la familia es la que debe decidir por él.

    No se, es un tema...yo tengo claro lo que soy, pero también tengo claro que si tengo un hijo: él será lo que quiera ser: musulmán, judio, presbiteriano...

    Como católica, se que debería bautizar a mi hijo en el caso de que lo tuviera , pero no dice a que edad, estoy a favor de que decida cuando tenga madurez suficiente.

    Los valores IMPORTANTES son los mismos en todos lados.

    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal

Dress Code para maestras (y maestros)