Inaugurando tiendas: Blanco del Centro Comercial Nervión (Sevilla)

El viernes pasado, 22 de agosto, se inauguraba en el Centro Comercial Nervión, en Sevilla, la nueva tienda de Blanco. Me enteré de los detalles a través de Cameron y de la web de Blanco y me planté allí con el Señor X a primera hora del viernes para aprovechar por mi cumpleaños el 10% de descuento de la inauguración.

De hecho, fui la primera cliente en entrar. Todas las chicas (Algunas de ellas más vestidas que otras) estaban apiñadas en torno a la caja. Entré y alguien dió la orden... ¡A sus puestos! y todas se fueron donde habían aprendido que debían estar: Una, a la puerta; otra, a probadores; la más alta, a complementos...

Inmediatamente comienzo a escanear la tienda en busca de las prendas que ya tengo fichadas: la gabardina beig, el vestido rojo (El que viene azul en la web), los zapatos bicolores, el zapato de ante a ver si lo tienen en un color que no sea verde, la camiseta blanca con el lazo escocés en el pecho...

Y comienza el show: La gabardina beig no está a la vista, la morada sí, pero escondida.

Me voy para la primera chica que se me acerca (que tiene mucha voluntad pero menos tablas en atención al público que Hellboy), que por cierto no puede agacharse porque fijo que se le ven las bragas, y le pido por favor la gabardina beig en la talla más grande.

- No me quedan.
- ¿Cómoooooo?- abro los ojos como platos- ¿Es la inauguración de la tienda y ya no quedan? ¡No me lo puedo creer!
- Lo miro dentro.

Mientras la chica que va a enseñar las bragas se mete en el almacén localizo los zapatos bicolores en rosa y rojo, que quedan incomodísimos, de los verdes ni rastro, del vestido azul de la web nadie sabe nada (y mucho menos del estampado)... Por fin localizo la camiseta blanca y me dispongo a buscar mi talla: 36, 34, 34, 36, 34, 34, 34, 34, 34... Al menos veinte camiestas en el perchero y ni una talla de persona mayor. ¿Qué forma de organizar la tienda es esta? ¿Dónde quedó eso de "se sacan al menos dos por talla", que nos graban a fuego a todas las que hemos trabajado en una tienda?. Perchero tras perchero mi sospecha se confirma: La tienda la han montado rápido y mal.

Al final me llevo tres prendas: La gabardina beig, la camiseta con lazo y un collar. De esas tres cosas, dos me las han tenido que buscar en el almacén.

Al final pienso que la experiencia merece un análisis:

Durante todo el tiempo que permanezco en la tienda hay dos entes extraños a destacar:

- Un chico joven, alto y delgado que, desde la caja, observa todo y va haciendo anotaciones. No sé quién será pero pone muy nerviosas a las chicas.

- Tras la línea de cajas permanece al teléfono pasando de todo, con la cabeza gacha, la encargada de tienda (se la reconoce porque dobla la edad a las demás y quiere vestirse igual que ellas), hablando por teléfono, con una agenda de LV (Temo que no es imitación) y maquillada como una Carrie borracha (El Señor X la describe como una pepona) e ignorando a sus chicas que se encuentran con serias dificultades ante una tienda llena de clientas que piden ropa que no está en las estanterías.

La siguiente conclusión que saco, a partir de mi experiencia y de lo que observé, es que había más modelos en el almacén que los que se mostraban en la tienda; quedaba muy descarado porque además las chicas iban vestidas con prendas que no estaban expuestas. Un fallo muy gordo, desde mi punto de vista, casi tan gordo como poner en los percheros una selección de tallas falta de lógica.

La distribución de la tienda es la mar de rara, porque dedican un gran espacio a complementos y ropa interior, y lo que es colección se queda sin sitio suficiente... Deberían buscar un mejor equilibrio, porque así no sé yo, la verdad.

Las chicas van tan desnudas que se las ve incómodas, angelitos.


Por todo eso mi tienda blanco favorita, por ahora, sigue siendo la del Centro Comercial Aire Sur. Por lo grande, por lo ordenada y por lo agradables y simpáticas que suelen ser las chicas que me atienden.

Comentarios

  1. Los principios no son fáciles, pero en una cadena como esta, quizá deberían llevar al principio a personal con un poco más de experiencia, y en cuanto al montaje, distribución y demás, no me lo explico, q Blanco lleva ya bastantes años a sus espaldas.

    Q cosas oye!.

    Un beso guapa.

    ResponderEliminar
  2. Comentario machista, lo se pero no me puedo resistir:
    Bueno lo de que las chicas estén semi desnuda no esta mal asi al señor X y al resto de señores X que esten tan locamente enamorados como para acompañar a sus parejas, amigas, señoras a comprar ropa a una tienda se les hará más ameno dicho suplicio.
    Me gusto mucho como describes todo ;-)

    ResponderEliminar
  3. Lo de Blanco y el almacén a reventar debe ser marca de la casa, aquí en Alcalá pasa lo mismo.

    Tienes que estar pidiendo lo que quieres, eso si, las chicas son un encanto (con poca ropa claro)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Dress Code para maestras (y maestros)

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal