Expediente X: Esa aparición en las carreteras nacionales




A veces, hay cosas extrañas en la vida que uno no puede explicar de forma racional... Ruidos, sombras y entes extraños forman parte de la realidad aunque muchas personas quieran mirar hacia otro lado, ignorando lo tangible de lo inexplicable.




Muchas de estos hechos o fenómenos (da igual el nombre ) tienen lugar en carreteras, autopistas o nacionales, y son muchos los conductores o acompañantes que prometen ser testigos de un hecho al que no pueden dar una explicación coherente.




Desde que tengo mi coche, estoy firmemente convencida de que de los fenómenos que voy a enumerar, tienen lugar en nuestras carreteras a diario, aunque muchos de nosotros, conductores, no sepamos dar una explicación racional a estos hechos.






1.- La chica de la curva. Se trata de una chica, normalmente una aparición fantasmal, que hace autoestop. Mucha gente asegura haberla incluso recogido en el coche para después, desaparecer inexplicablemente. En Huelva podemos ver muchas chicas de la curva, sobre todo en zonas de plantaciones de fresas, con un aspecto totalmente fantasmal-europa del este; ahí, puestas, en plena curva, ignorando el peligro, moviendo la mano para hacerte parar. Hay mucha gente que no las ve y se las lleva puestas... Eso sí que da miedo.






2.- The mothman, o "El hombre polilla". Criatura humanoide y alada que te acecha en los arcenes de la carretera, surgiendo de la oscuridad cuando le da la luz de los faros. Dejando a un lado la extraña aparición que tuve con el Señor X cuando un Búho Real (es gigantesco, os lo aseguro) se posó en plena carretera urbana de Mazagón una noche... Un hombre polilla es aquel que va caminando de noche por los arcenes de la carretera, vestido de oscuro y de espaldas, volviéndose a mirar cuando estás pasando a su altura, con el consiguiente minicague del conductor. Se les llama hombre polilla porque pueden terminar como una polilla, estampados en la luna delantera.


3.- El petacacas. Ente asesino presente en todas las carreteras españolas. Suele gustar de acojonar y agobiar al personal jugando a ver cuánto aceleras si lo notas pegado a la matrícula de atrás. Con diferencia, es el que más miedo da, porque no te permite frenar, girar ni realizar ninguna maniobra. Provocan muchos accidentes al año con resultado de muerte, así que debería abrirse una veda para cazar al petacacas.



¿Qué entes extraños te encuentras tú en la carretera?

Comentarios

  1. ajjajaja qué bueno!!!

    yo me he encontrado varias veces con el ciclista espectral, así llamado porque aparece de la nada, en plena noche (normalmente sin luna, son sus noches preferidas)frente a los faros de tu coche cuando vas por una carretera comarcal, sin luces, estrecha... y él sin luz trasera ni delantera, sin casco y sin nada reflectante... por lo que está a un tris de pasar de ciclista a fantasma y de llevarse al conductor de paso, por el susto que se pega!

    ResponderEliminar
  2. jajjajajajjaajjajajjajajjajajaj!!!!!
    yo al hombre invisible de mas de 70 años que va caminando por la carretera sin una puñetera luz y casi atropello!!
    jajjajajjajajjaja
    besos

    ResponderEliminar
  3. ¿Quieres apariciones fantasmales? Acércate a la carretera de Palos a Mazagón por la noche en temporada de fresa... Verás la cantidad de temporeros que aparecen de la nada deambulando por los arcenes.

    ¿ Y quieres comprobar si tu vista está al 100% ? Vente una noche de Noviembre a Mazagón, y ve despacito entre el campamento militar del Picacho y el pueblo, cuando los soldados van andando a tomarse unas copas a Mazagón. Verás que los trajes militares de camuflaje son lo mejor que hay para ir por el arcén de una carretera de noche... Lo bueno es que como no los ves, ni siquiera te dan el susto cuando los tienes encima y no pegas el volantazo !!!

    ResponderEliminar
  4. Espectros y miedo, mucho miedo pase en tiempos camino a uno d los depositos municipales d la grua en Madrid, por el poblado d las barranquillas... autenticos esqueletos andantes d ojos hundidos y jeringuillas colgantes.
    tetrico!

    besote

    ResponderEliminar
  5. Para mí el peor de todos es "El paseante". En las autopistas y autovías te los sueles encontrar a 60 o 70 Km/h, paseandose.

    En carreteras nacionales te los encuentras con un todo terreno generalemente, a 50 o 40 Km/h, disfrutando de vete a saber qué.

    Ni que decir tiene lo peligrosos que son tras una curva o un cambio de rasante, ya que si vas a la velocidad correcta, unos 120 en autovía y unos 100 en nacional, te los comes.

    El segundo especimen es especialmente peligroso, pues generalmente no suele tener carnet ni seguro, sólo tiene el todoterreno para ir a ver sus olivos o arboles frutales.

    Eso de hacer 400 km para ir a casa te da muchas oportunidades de ver especímenes raros

    ResponderEliminar
  6. Hablando de parecidos en mi blog, te pareces a la chica de la curva.

    ResponderEliminar
  7. JAJAJA ¡Eres genial! Me he partido con tu post. Pues yo me he encontrado a veces con el adolescente fantasmal, en la scooter sin luces y vestido de negro. Ese acojona también. JAJAJA
    ¡Un besete!

    ResponderEliminar
  8. Lo de la chica de la curva lo llevo oyendo desde q era bien pequeña, jaaja.

    Yo me suelo encontrar con el tipico porculero q va pegado a tu cogote. Dios si puediera me baja del coche y le daba un somanta palos q lo apañaba.

    Luego está tambien el imbecil q va deslumbrando con los faros, q te entran ganas de ponerte detrás y ponerles las largas, veras q poquita gracia le hace.... si es q te encuentra a cada elemento por las carreteras q es para echarse a llorar.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Hombre, por supuesto el motorista fantasma, que es ese que ves venir por tu izquierda, como un rayo, y de pronto desaparece, para meterse en tu punto muerto o aparecer adelantando por la derecha, con el consiguiente volantazo.

    ResponderEliminar
  10. Aliena, el ciclista espectral, al menos en Huelva capital, te aparece a contramano por los barrios chungos. ¡Qué cuidado hay que tener!

    Miss M, eso da mucho miedo también, jejeje.

    Davidp, a veces intento evitar esa carretera... Seguro que sabes la de atropellos y accidentes que tiene, ¡es increíble!
    Lo de los soldados sí que lo he experimentado en mis carnes, esos chicos son suicidas.

    Saritísima, eso que comentas tienes que postearlo, parece de verdad un cuento de miedo.

    Akli, eso mismo que comentas me lo encontré el otro día camino de Ayamonte, una paseante a 50 Km/h en plena cuesta arriba... ¡Qué pitadones le metí! Hay gente que tiene tanto miedo de conducir que debería retirarse! Menudo peligro crean en la carretera.

    Casandra, reconozco que los adolescentes fantasmales son para temer, aunque los treintañeros en moto potente no son moco de pavo.

    Pando, a ese me refería, a mí me suelen atacar en las rotondas...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Dress Code para maestras (y maestros)

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal