Reflexiones a la orilla del mar


El otro día me senté en la orilla, donde el agua está menos fría, a remojarme un poco con las olas que me salpicaban. No pasaron ni cinco minutos y mi poder mutante empezó a actuar, acercándoseme tres niños. De dos, tres y cuatro años, preguntando insistentemente mi nombre y mi edad.
La más lanzada, una tal Laura, de 3 años, me tocaba la parte de arriba del bikini con un dedito minúsculo, mientras me decía:
- Vas vestida.
- No, es que mi bikini es así, tiene una parte de abajo y una parte de arriba, ¿ves?
Laura me miró a los ojos y me volvió a decir con aplomo:
- Vas vestida.
Los críos ven con más naturalidad el topless de lo que nos pensamos.

Comentarios

  1. Y que lo digas! Estos infantes son tan naturales y espontáneos. No hay más que ver la facilidad con la que mi sobrino se pone en pelotillas antes de bañarse y se pasea por la casa, jajajaj

    Así es la raza humana.

    ResponderEliminar
  2. jijiji, de verdad, yo creo q es la inocencia q les caracteriza...
    besitos.

    ResponderEliminar
  3. Es q los crios tiene una forma de ver la vida q ya la quisieramos muchos mayores.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. los nenes son para comérselos!! tanta inocencia te hace ver la vida con sus ojos y es precioso!! me gustó el post!! muchas gracias por visitar mi blog!! por cierto, a lo que preguntas en mi blog, si quieres rebajas del 50% y más.... ves a M.Dutti o Zara, en definitiva a cualquier tienda de Inditex. Claro que si quieres zapatillos, no sé si encontrarás muchas rebajas. Muchos besotes

    ResponderEliminar
  5. jejejejeje q bonitos!!!! jejejej son más graciosos tan chikitines!!

    Besos!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal

Dress Code para maestras (y maestros)