Fauna de playa

Podría llegar a pensarse que en la playa, con eso de la uniformidad del bikini y el bañador, la gente se uniforma, se iguala y resultamos todos iguales.



Pero nada más lejos de la realidad. En la playa es donde más fácilmente se pueden apreciar las diferencias de carácter y origen que son disimuladas por la ropa en el día a día.



Cada playa tiene su fauna, y cada una sus especímenes caracetrísticos. Si vienes a las playas de Huelva te vas a encontrar:



- Chuloplaya: Aunque hay varios subgéneros, el chuloplaya se distingue por músculos marcados, bañador ajustado y escueto y gafas con logo bien visible. Ser guapo de cara es opcional. Suelen ir escoltados, cuando van en pareja, por una chica delgada, generalmente rubia de bote (pero de bote del malo) que tiene el culo caído. El chuloplaya no lleva sombrilla, para broncearse mejor y pasea de forma compulsiva playa arriba y playa abajo.



- La zen: Ser etéreo que va a la playa a no se sabe qué. No se tumba a tomar el sol, no se baña y no busca coquinas en la orilla. Suele ir con una pamela enorme y un caftán de manga larga. No suda ni siente calor y fija su mirada en un libro de bolsillo mientras permanece sentada debajo de su sombrilla en una cómoda silla. Cuando sale de la playa no se le ha pegado la arena a los pies, con lo que te queda la duda si estuvo realmente allí o no.



- Las familias de autobús: Suelen desembarcar en forma de clanes de autobuses procedentes de Huelva o Sevilla provincia en las playas de Matalascañas, Mazagón, o Punta Umbría, los fines de semana. Cada familia trae unas cuantas sombrillas (nunca menos de dos y casi siempre de propaganda de cerveza) que colocan en línea y unen con sábanas descoloridas, generalmente con estampado de flores ayudándose de pinzas de la ropa. Traen mesas, sillas, tumbonas, neveras varias e impiden el paso y la visión de todo el mundo a la orilla. A veces traen un radiocassete del paleolítico donde se escucha flamenco. Ocasionalmente, vienen en varios coches o furgonetas. Tienen una prole numerosa, obesa y ruidosa. Si los ves venir, tiembla.



- Los turistas fisnos: El turista fisno ha alquilado un piso por la capital o en la playa y se dedica a recorrer las playas de Huelva, conociéndolas y dejando que su hijo o hija pequeño (nunca más de dos) se bañe en la orilla. No levantan ruido, pronuncian mucho las "s" y recogen su basura antes de irse. Son los vecinos de sombrilla ideales.



- Modelo de Calvin Klein: Especimen odioso, generalmente obeso, al que le vendieron que hay que ponerse los calzoncillos debajo del bañador. El bañador invariablemente se escurre y la ropa interior del mercadillo es vista por toda la playa. Suele ir acoplado a las familias de autobús.



- La divina: Toalla de Ralph Lauren o similar y bikini de La Perla, aunque pocos sepan apreciarlo. Varios bronceadores de Sisley que salen de una bolsa de playa ideal. No llevan sombrilla. Las olas no las revolean en la orilla ni se hunden en la arena. Simplemente perfectas.



- Parejitas enamoradas: Van de dos en dos, chico y chica. No llevan sombrilla y bajo el sol, a las 3 de la tarde aún se aman lo suficiente como para estar abrazados en la toalla dándose besitos. Nunca les dan golpes de calor y lo hacen todo a la vez.



- Turismo de interior: Tipo de gente que está en la playa menos en su ambiente que yo subiendo una montaña. No se baña si hay olas porque les da miedo y, si se bañan, se quedan justo en el rompeolas con las obvias consecuencias que eso conlleva. Si deciden bañarse pese a todo suelen ir por grupos y dar gritos cuando las olas se les echa encima. Es un género muy relacionado con las familias de autobús. Si hay charca en la orilla lo suelen definir como "charco" o "río" en el peor de los casos.



- Amigos canis (o chonis): Llegan en pequeños grupos en un Seat Ibiza, un Opel Astra o similar. No llevan sombrilla y lo primero que hacen al llegar es meterse en el agua. Al salir se quedan de pie para secarse pero se suben las perneras del bañador para quedarse con la menor señar posible. A veces son también modelos de Calvin Klein. Tienen memoria fotográfica porque sabrían decirte cerrando los ojos cuántas chicas en topless hay a su alrededor.



-Niños comuna hippie: Son una horda de niños que andan por la orilla solos, sin vigilancia paterna. Sus progenitores dormitan en la sombrilla ajenos a la lata que dan los niños, confiando en que los dejen tranquilos un buen rato. A veces los niños son tan latosos que te entran ganas de hacerte una ligadura de trompas. Te salpican cuando te vas metiendo con cuidado en el agua y te echan area cuando vas saliendo de ella o cuando te acabas de terminar de echar la crema.



- El albino: Blanco de piel nuclear, no sale de la sombrilla, usa camiseta y crema plastosa por todo el cuerpo. Pese a ello, inexplicablemente, siempre se quema. Deberían prohibirle su entrada en la playa por su propia seguridad.

Comentarios

  1. jajajajajjaja

    Me encantaaaaa... muchas horas empleadas en observar la fauna playera, con quien te identificas tu? Porque todos tenemos que hubicarnos en un especimen de esos ¿o no?

    Me encanta la Zen, nunca la había apreciado en tanta profundidad.

    ResponderEliminar
  2. Yo ando entre la divina y la cani, arremangándome el bikini por el culo para que no me queden marcas y con mis cremas de hipermegamarca.

    ResponderEliminar
  3. Yo soy cláramente Cani, aunque no voy en grupo, pero si me remango para que no me quede marca, y por supuesto, se decirte los Topless en 50m con los ojos cerrados.

    ResponderEliminar
  4. Por cierto, los fisnos son los que están en el chiringuito y escuchan aquello de "... y tenemo tambié er montaito de merva con morrón..." y cuchichean ¿melva con qué? La gente de por ahí, que no sabe la gloria que se come por aquí.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Aporto a la lista de fauna playera a "la madre con ojos de camaleón": madre que baja a la playa con dos o más niños de diferente edad a los que debe vigilar mientras éstos juegan en la playa. No es de extrañar que la pobre mujer acabe con uno ojo para un lado y otro para otro mientras cuida de su progenie.

    ResponderEliminar
  6. Aporto a la lista de fauna playera a "la madre con ojos de camaleón": madre que baja a la playa con dos o más niños de diferente edad a los que debe vigilar mientras éstos juegan en la playa. No es de extrañar que la pobre mujer acabe con uno ojo para un lado y otro para otro mientras cuida de su progenie.

    ResponderEliminar
  7. jajaja, me ha encantado!!

    yo soy del norte, y aquí identificamos a los "castellanos" que se acercan a la playa los fines de semana porque siempre ponen la toalla mirando al mar, da igual por donde pegue el sol...Bss.

    ResponderEliminar
  8. Mediabaldosa, aceptamos a la mamá-camaleón de las dunas como fauna de playa.

    Girl from lebanon, eres un as, no había caído en la cuenta de ese detalle: la orientación de la toalla. El turista fisno siempre orienta la toalla hacia el mar. Eternamente agradecida (esto es igual que un nicho ecológico).

    ResponderEliminar
  9. Y el grupo de chicas guays? Melena planchadisima, gafas de sol, bikini último modelo, bolso combinado con la toalla. Se tuestan al sol hasta parecer congoleñas requemadas untadas en aceite. No suelen bañarse, sólo dan paseítos por la orilla. Suelen ser altas, delgaditas... monísimas, vamos.

    ResponderEliminar
  10. jajajajajaja, me meo contigo Lileth, eres súper!

    M y yo andariamos entre tres grupos si fuesemos a la playa, un poco de cada uno:

    "Albinos" untaditos de crema pantalla total que somos mu blancos, pero eso si, yo muy "zen" y "fisnos" pero fisnos sin niños y qutando la "S" regojemos y limpiamos, un cuadro por lo que veo...

    Lo del modelo de CK no tiene desperdicio, me he reido hasta hartarme, y lo de las familias...no tiene nombre, pobre del que se ponga a su lado.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal

Dress Code para maestras (y maestros)