Fauna de playa (II Parte)

Ayer, en la playa, mientras pasaba de tener color de persona normal a tornarme un ente moreno a parches igualito que David Meca, estuve observando la gente de alrededor. Y me he dado cuenta que la zoología de la playa es diversa y cambiante, muy digna de estudio y de ser protagonista de otro post, que amplíe la fauna de playa que ya estudiamos en la primera edición.

La fauna de playa es fascinante y, al igual que en una clase hay siempre un chulo, un gracioso, una tonta y uno que se hace el lelo, en la playa cada cual adopta unos roles muy definidos.

- Anguila de orilla (subgénero: anguila de charca): Pepón o pepona siempre menor de 4 años que va corriendo de charca en charca para extenderse en las partes más profundas. Si está bajando la marea, el culo quedará nvariablemente fuera del agua. Si la anguila corretea por la orilla huirá de las olas, pero se tumbará a bañarse allá donde el agua no suba más de los 5 cm. Suele haber anguilas-padre o anguilas-madre observando, tal vez del subgénero mamá-camaleón.


En la foto: Anguilas de orilla en su estado natural

- Comepiedras de las profundidades: Familias de no menos de 4 miembros, todos con sobrepeso. De hecho suelen sobrepasar sobradamente los 130 o los 140 kilos (y no exagero) por individuo. De hecho, ayer tuve al lado unos comepiedras de las profundidades y por eso tengo el cachete izquierdo tan rojo, por girarme a ver qué comían. Este género es firmemente creyente del dogma "la playa da mucha hambre", así que cuando salen del agua directamente se sientan en su sombrilla (a veces con la típica sábana) a comer. Mi familia de ayer comió en poco más de 20 minutos tres grandes bocatas de salami y embutidos varios... Cada uno. Latas de refresco incontables, paquetes de patatas... La segunda vez que se salieron del agua atacaron con gula los filetes empanados. Hipnotizador.

-Buscacoquinas: Género curioso, endémico de las playas de Huelva, que sólo aparece cuando hay bajamar (cuando baja la marea, vaya). Se hace un curioso movimiento poniendo una pierna rígida y hundiendo el talón en la arena; con el pie se hace un movimiento de pala y se busca la coquina gracias a la ola de la orilla que te despeja la visión. Opcionalmente te la comes tal cual o la metes en el cubito de los niños para hacértelas en la cena. Cualquier subgénero puede mutar a buscacoquinas en cuanto el agua retrocede. Suelen ser los primeros en fallecer en los maremotos puesto que, al retroceder el agua, corren al lecho marino a coquinear.

-Benemérita de playa: Van por parejas en quad verde militar tela de molón. Casco integral mate tipo motocross y uniforme arremangao luciendo bronceado. Uno va por las dunas y otro por la orilla cuando baja la marea, regañando a los buscacoquinas. La gente pasa de ellos; los jovencitos miran con lascivia el quad. Las jovencitas miran a otro lado porque van muy tapados.

-Sagas familiares: Vienen en gran furgoneta o en varios coches. La saga familiar reune al menos a 3 generaciones de una misma familia: abuelos, hijos, nietos y a veces amigos de los nietos. Plantan tres o cuatro sombrillas, toallas por doquier y te invaden el espacio. No puedes estirar el pie porque lo metes en la toalla del que acaba de llegar. Son gritones y jaleosos. Si te tocan cerca mejor te cambias de sitio (Como hice yo ayer). Suelen ser de tipo "turismo de interior".

-Amigas para siempre: Pequeño grupo de dos o más amigas, normalmente fumadoras que ya a estas alturas del verano están negras como tizones. Juegan a las paletas y se echan aceite Jhonsons para freirse mejor. Una siempre está más gorda que la otra, pero la más carnosa lleva un bikini mucho más bonito que la compañera.

-El deportista: Chico sudoroso de edad variable que hace footing por la orilla. Se ha quitado la camiseta y se la ha enganchado estiradita a la parte de atrás del bañador. Corre con zapatos de deporte y calcetines, donde la arena está más dura.

- Los pesados de las paletas: De edad variable, es una pareja de personas que se pone a jugar a las paletas muy cerca de tí (¡como si no hubiera playa!) y ponen a prueba tu paciencia esquivando a la pelota y soportando ese sonidito repetitivo: pof, pof, pof, pof... Hay un subgénero que juega al fútbol o al frisbi. Los pesados de las paletas también juegan en el agua, así que cuidado.

-Polinizadores: Persona que sacude su toalla echándote toda la arena como si de abeja repartiendo polen se tratase. Tienen una gran familia de la que te acuerdas siempre. El mejor momento para polinizar es aquel en que al fin te has terminado de echar las cremas.

-Suicida de orilla: Chavalito joven con tabla de madera en la orilla. Cuando llega una ola arroja su tabla, corre, se sube en ella, se desliza unos cuantos metros y, cuatro de cada cinco veces, se cae. No sé qué gracia le ven a esto.

-Los reyes de los accesorios: Traen un inflador de pie y se meten en el agua con colchometas, barcas, y todo tipo de fauna hinchable: tiburones, ballenatos, cocodrilos... Tienen más surtido que el especial complementos del Vogue. Suelen pasárselo de muerte y ser la envidia de todos los menores de 20 años de la playa.

Si la próxima vez que vaya a la playa identifico más especies no me va a quedar otra que postearlas.

Comentarios

  1. JAJAJA. ¡Los mejores los polinizadores, qué cabrones! XD
    Me he reido un rato con tu post, muy divertido!! Todos vemos esas especies habitualmente en la playa, por desgracia!! ¡¡Muak!!

    ResponderEliminar
  2. jajjaa qué bueno... ayer por la tarde salió por la tele un reportaje sobre los comepiedras de las profundidades... que se ve que con la crisis, salen de sus guaridas e invaden las playas, dejando libres los chiringuitos... dan miedo, la verdad! De los polinizadores mejor no digo nada... los odio!

    ResponderEliminar
  3. Lo mejor de estar en la playa es que puedes pasarte horas sin hablar con el que tienes al lado y no se ofende nadie. Así se puede aprovechar para buscar más especies playeras (entre otras cosas). Creo que las he visto todas...¡y las que me quedan por ver!.

    ResponderEliminar
  4. odio a los polinizadores!! y es cierto, que les da por sacudir la toalla cuando estás recién embadurnadita de potingues!!! yo era de los reyes de los accesorios, me montaba encima de mi cocodrilo que me tiraba una hora inflándolo y mi flotador-pato y los manguitos, todo a la vez puesto. Que me iba al agua y me hundía del peso....

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal

Dress Code para maestras (y maestros)