Cazarrecompensas

Esta misma tarde, mientras cojo unas cosas para ducharme, veo al pasar por la puerta del cuarto de baño azul una cucaracha en el suelo del tamaño del halcón Milenario.

Corro a por el Cucal y cuando vuelvo rocío a la cuqui, con saña y generosidad, desde una distancia prudente.

Una vez de que me aseguro que el bicho no se mueve (de hecho no se ha movido desde que le eché el primer vistazo) decido ir a donde mis padres, Cucal desenvainado, y apuntarme el tanto.

- Yo he hecho de matarile- anuncio, orgullosa- ahora, que de enterrador haga otro.
- ¡Pero si la he matado yo! - Dice mi padre.


No tiene gracia matar algo que ya estaba muerto.

Comentarios

  1. jajaja! buenísimo. a mi me da un asquillo esos bichejos, sólo de recordarlo se me ponen los pelos como chuzos de punta... el cucal no falla, y las trampas negras que se pegan al suelo... infalibles durante 3 meses!!! ahí queda!! besitos

    ResponderEliminar
  2. Hola corazón.
    Para que las cucas desaparezcan de tu casa hay una solución genial.
    Mezcla acído bórico(lo venden en farmacias) con leche condensada y harina de arepas, haz unas bolitas y las distribuyes por toda la casa.
    Se van como por ensalmo.
    Besos desde L.P.

    ResponderEliminar
  3. JAJAJAJA!!! Ay, qué bueno!! Ya le vale a tu padre, jo, tenía que haberte dejado mantener la ilusión!! JAJA!! Un besazo!!

    ResponderEliminar
  4. Qué bueno! Mi pregunta es... ¿y si la mató, por qué te la dejó allí? ¿para que te diera un pasmo? A mí es que me dan un asquito... si veo alguna, suelo empezar a gritar el nombre del marío, a correr en círculos y salir tan rápido como puedo mientras él "la mata bien muerta"....

    ResponderEliminar
  5. Ji, Ji, que weno!. Yo también encontré una anoche en el lavabo. ¡Hay que ver lo que les gusta a estos bichos nuestra compañía!. Ya sabes, ¡que no se olvide dejar puesto el tapón!

    ResponderEliminar
  6. Pobres cucarachas incomprendidas. 300 millones de años que alcanzaron la cúspide de su evolución para tener que evitar ahora a las pobres chicas asustadas.

    ResponderEliminar
  7. Vaya por Dios!

    ¿ya estaba muerta?

    peor lo mío, el otro día me encontré una (muy pequeña) en un café del que ya había bebido, casi me muero.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal

Dress Code para maestras (y maestros)