Salir del armario

Hace como cosa de doce años tenía yo la típica pandillita de amigos para salir, hacer guateques en casa de alguien y organizar fiestas de nochebuena más que estupendas.

Un día nos enteramos que ha desaparecido el hermano de uno de los chicos del grupo. Por lo visto ,dejó una nota diciendo que tenía un problema muy gordo y que nadie lo podía ayudar.

Unos días más tarde, llenos de incertidumbre, nos enteramos que el chico vuelve a casa, que estaba allá por tierras portuguesas... y la familia nos pide que no le preguntemos por sus motivos bajo ningún concepto.

Ni siquiera pensé en su momento qué había pasado con el chico hasta que, hace pocos meses, me lo veo en el restaurante chino que suelo frecuentar, con sus amigos. Él no me reconoce (Al fin y al cabo yo era amiga de su hermano) y me dedico a observarlo. Su forma de hablar, de moverse y de dar besitos al chico que está sentado al lado me hace recordar el incidente de años atrás... ¿Su problema es que le gustaban los tíos? Pues sí, eso pienso. Pues vaya.

Cuando hago un amigo o amiga la verdad es que no me planteo con quién se mete en la cama, pero tengo la sensación de que hay personas a las que aún les importa.

Desde la facultad para acá han "salido del armario" seis personas de mi entorno, y lo que me parece más triste no es el sufrimiento que sienten algunas personas al salir del armario, sino que aún tengan que existir armarios.

Si el mundo fuera al revés me imagino un día con la mirada gacha, diciéndole a mi madre:

- Mami, me gustan los tíos... soy hetero....

Comentarios

  1. Una interesante reflexión. Ojalá algún día acaben los prejuicios. Me sorprendió ver que eras de Huelva. Yo también vivo aquí, aunque nací en Granada. Un beso y enhorabuena por el blog.

    ResponderEliminar
  2. Por cierto, compañera.
    ¿Estuviste en el concierto de Extremoduro en Tomares?
    Yo estuve y me lo pasé genial. Fue sin duda el grupo de mis años jóvenes, de las primeras salidas nocturnas. Un referente.
    Cuando tocaron Sucede, So payaso, Golfa o Jesucristo García, enloquecí literalmente. Je, je, je.
    En fin, ya me contarás si te apetece.
    Por cierto, también estuve en el concierto de Metallica en Getafe del 31 de Mayo. Sin duda son los más grandes.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Alatriste, me estás dando una envidia mala de esas de ponerse verde.

    Llevo casi un mes sin aparecer por Huelva (currelo obliga), y ya estoy deseando llegar.

    A ver si hay suerte y el viernes tiro para allá.

    ResponderEliminar
  4. Pues si, hay a quienes todavia les cuesta decirlo. Yo pienso q no hay ni q decirlo ni q callarselo. A ver, es como tu dices, yo no voy por ahi diciendo: soy heterosexual. Entonces porq alguien q sea homoxesual tiene q salir del armario. Ademas salir??, salir de donde??. En fin q aun queda mucho en esta sociedad para q eso sea visto de forma totalmente normal.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Que barbaraidad! No solo te compras una casa sino que ahora tambien un coche. Como lo haces? Te ha tocado la loteria, has heredado de un tio rico en América.......A ver si nos das consejitos al comun de los milypoco euristas para que podamos aspirar a alguna cosilla. A este paso, el piso en diez dias amueblado con todos los perejiles por el corte ingles. Bsssos

    ResponderEliminar
  6. ESO DEL ARMARIO ES DEPENDE DE LA EDUCACION QUE SE NOS DE, YO NO HE TENIDO QUE SALIR DE NINGUN ARMARIO, SOY BISEXUAL Y MI FAMILIA LO SABE DESDE QUE LO SE YO, PERO NO POR QUE ME SENTARA CON ELLOS A EXPLICARLES A QUIEN ME TIRO SINO POR QUE SOY NATURAL.

    ResponderEliminar
  7. Flash, ni idea de cómo lo hago y de cómo lo voy a hacer. Supongo que reduciendo el resto de gastos al mínimo.

    También, haber estado en este pueblo tan pequeño, con un alquiler de lujo ayuda mucho.

    Paty, yo es que pienso que eso debería ser lo ideal, no tener que hacer ninguna declaración, ni a la familia ni a nadie...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal

Dress Code para maestras (y maestros)