El teorema de Egg

Ayer estuvimos en plan día familiar (y de paso vemos la Eurocopa) en la casa de campo de mis suegros. Yo fui pertrechada con revistas de decoración para echar las horas de sobremesa y mi neceser de las uñas para entretener a la chica y hacerme de paso las manos y los pies.

Hacía el calor habitual en estas fechas, esa que te hace boquear como un besugo fuera del agua porque se une a la humedad típica de Huelva. Vamos, un día de verano de libro.

Entre el Monopoly y la piscina se nos fue el día hasta que, a la hora de la cena, nos pusimos a comer sobras del almuerzo.

Objetivo: la porción de tortilla de patatas que quedó.

- Mmmm- digo- está aún mejor que este mediodía, ¿cómo es posible?
- Normal- responde el Señor X- es un hecho científico.
- ¿Un hecho científico?
- Sí, porque se ha demostrado científicamente. Por más que se repita el experimento siempre da el mismo resultado: la torilla siempre está más rica por la noche.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Dress Code para maestras (y maestros)

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal