Efecto "hipoteca pronovias"

El jueves pasado, a eso de la hora del recreo, el Señor X y yo nos compramos un piso.

Pues si.

¿Qué es un piso? Pues un sitio para vivir, cocinar, donde guardar la ropa y los mil millones de libros que hemos acumulado en los últimos años.

Pues no.

Según "la familia" aquí va oliendo a boda. Que lo sepáis, que con la mensualidad de la hipoteca se van desviando unos eurilos para el traje blanco, así, como quien no quiere la cosa. Así que se me están dando unas situaciones de lo más incómodas donde se habla de un momento denominado como:"cuando te cases".


Momento ejemplo número 1

Reparto:
Señor X hace de sí mismo.
Lileth hace de "estoy haciendo la maleta".
Mamá de Lileth hace de comercial de Pronovias.
Titi de Lileth hace de "yo pasaba por aquí".

Titi:- Me he enterado de que ya te están regalando cosas.
Lileth:- ¿Si? No... Yo no me he enterado por lo menos.
Titi: sí, la tita dice que te regala la vitro....
Mamá de lileth: Noooo.... buenooo, pero eso será cuando se casen.
Señor X: Sonrisa de cortesía.
Lileth:- (Con tono propio de Los Morancos) Eeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeehhhhhhhhh!!!!! ¡Que no me voy a casar! ¡No se habla de boda! ¡No! ¡Prohibido hablar de boda!¡No me quiero casar! (Dirígiéndose al Señor X) No te ofendas, no es nada personal pero... ¡que no me quiero casar!.


Momento ejemplo número 2

Reparto:

Vicky hace de cuñada cachondona.
Lileth hace de "no me creo que me haya comprado un piso".
Messenger hace de sí mismo.

Lileth: ¿Te acuerdas de lo que te comenté del piso? Pues al final nos lo quedamos.
Vicky: Guay! ¿me da tiempo a adelgazar para la boda?


><' Esto... Momentos como este me recuerdan al famoso libro de dudas de vocabulario francés que se llama sourpris ou étoné?

Pues yo creo que, en este caso, étonée.

Comentarios

  1. La invitación ¿me la mandas a Sevilla o quedamos un finde en Huelva? :D

    ResponderEliminar
  2. Ahora toca la preguntita boda, pero cuando vivais juntos tocará la de " y los niños cuando??".. Si es q hay cosas q son y serán asi por los siglos de los siglos.

    Enhorabuena al Sr. X y a ti por vuestra adquisición. Ahora empieza lo bueno, osea pagar!!!

    Muakis

    ResponderEliminar
  3. Ja, ja, ja, me parto, señor Meletti.

    ¡Gracia, Sandra!

    ResponderEliminar
  4. Bueno... como propietaria no sé si darte la enhorabuena o el pésame!!!! ajajaja... No, no... enhorabuena, enhorabuena... Por si te sirve de consuelo, a nosotros nos pasa lo mismo con lo de la boda ¡¡qué aburrida es la gente!!! Ah!! Y ahora prepárate para que en cualquier celebración, desde cumpleaños hasta navidades, te regalen copas, vasos, baterías de cocina, mariconaditas para decorar... buff!!!

    ResponderEliminar
  5. Perdon, soy muy torpe, te he dejado mi comentario en la entrada anterior.

    ResponderEliminar
  6. Yo no voy a hablarte de boda, pero ahora empieza el largo periplo por las tiendas de muebles, los dormitorios, la cocina, el baño, y comienzas a darte cuenta de que todos ganan más dinero que tu, sobre todo los que venden esas cosas, o hacen arreglos en casa, que los muebles de IKEA solo molan en el catálogo y de por qué demonios tuve que hacer una carrera y no albañilería, carpintería o fontanería.

    Por que zona os lo pillasteis?

    ResponderEliminar
  7. Enhorabuena!!!
    Que suerte, a mí para dejar el alquiler me quedan por lo menos dos años...
    Y lo de la boda, pues es un bucle infinito...despues que si el niño, despues que si la parejita, vamos, el cuento de no acabar.
    A mí me gustan los muebles de IKEA, no es cuestión de muebles, es cuestión de estilo ¿no?

    Lo repito: enhorabuena!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal

Dress Code para maestras (y maestros)