De cerebros, cerebritos y descerebrados

Cada año miles de españoles y españolas pasan por quirófano dejándose un buen dinero para mejorar su aspecto. Desgraciadamente hoy en día la imagen tiene cada vez más peso en detrimento de la valoración de otras habilidades o características de la persona.

Un ejemplo de esto lo tenemos en Operación Triunfo de este año, donde los chicos y chicas son guapetones y aparentosos, pero cantan peor que la parodia de Enrique Iglesias en South Park. La imagen ha primado claramente sobre la calidad de las voces en un concurso en que, en principio al menos, se valora la calidad vocal.

Además de la cada vez mayor falta de civismo que podemos encontrarnos por la calle me llama poderosamente la atención la cantidad de gente tonta, pero tonta de remate, que me encuentro en la vida diaria.

Definamos tonto. Ayer, en la cola de pagar el parking en un centro comercial. Situémonos: máquina grande, con una pantalla donde aparecen las instrucciones en plan Adaptación curricular Individualizada y una serie de luces y flechas que indican el camino. ¿Para el chico de delante? Misión imposible.

No contento con haber estado un rato obcecado en meter el tikect cuando no correspondía pulsó a lo de "si desea comprobante pulse" porque, según sus palabras:- Si no le doy no me devuelve la tarjetita. Toma ya. No sé cómo me las he arreglado todos estos años, donde la tarjetita me salía sola. ¿Tendré un poder especial?.

La tontura es plaga generalizada. Y no hago sino buscar explicaciones para tal hecho. Paso por muchos colegios y en todos me encuentro con la incapacidad para solucionar problemas lógicos sencillos, para comprender mensajes sencillos, tanto orales como escritos. Has de dar, incluso en Educación Secundaria instrucciones de una en una, en frases sencillas y concisas; en caso contrario te miran embobados, como si acabases de hablar en japonés antiguo.

¿Qué factor o factores nos han llevado a estar criando y nadando en una generación así, donde el cerramiento y la rigidez de razonamiento son el máximo exponente?

- La cultura de ocio que tenemos no nos obliga a usar el cerebro. Los guiones de los programas de televisión están pensados para que alguien se siente delante de su televisor a tragar.

- ¿El espíritu crítico? Ausente. Nos tragamos lo que dice la televisión como si fuese un dogma. ¿Para qué plantearnos si es cierto o no? Lo dice la tele...

- Los concursos de televisión ya no premian la inteligencia o la habilidad. Ahora las niñas quieren participar en el Gran Hermano y hacerse famosas a costa de vender sus escarceos amorosos (sean ciertos o no) con algún famosete de medio pelo. Ser inteligente no mola, no te da éxito social ni compensación económica.

- El sistema educativo refuerza que los chicos tengan que hacer el menor esfuerzo mental posible. Las faltas de ortografía proliferan: la play no tiene apenas texto escrito. La ley del mínimo esfuerzo es demasiado costosa, se hace aún menos del mínimo y se pasa de curso automáticamente. Ser mal estudiante no tiene consecuencias. Antes el burro de la clase era objeto de las burlas; ahora, el torpe es el rey al que se le ríen las gracias.

- ¿Es posible que la nueva generación de maestros y profesores que estamos ejerciendo no sepamos realmente aplicar un buen método? ¿Es resultado de la LOGSE? ¿De una pésima aplicación de la misma? No puedo por menos que preguntármelo.

- Las mamás y papás siguen la idea de - "quiero que mi hijo lo tenga todo". Pero todo todo. ¿No hay crisis? Pues la Wii se agotó para Reyes. Toma crisis.



Como me recuerda constantemente el Señor X, la gente se opera las tetas... No hemos visto a nadie quejándose de tener poco cerebro.

Comentarios

  1. eso es verdad, para tener crisis....no nos estamos privando de nada...nadie....
    porq es eso, la wii agotada y no es que sea muy baratita....asi es que dandole todo lo que piden a los crios,es normal que la mitad sean unos maleducaditos....no se...
    besitos.

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que hay de todo y, no sé por qué, pero estamos perdiendo muchos valores a la hora de educar a los chicos: el civismo, el respeto a los demás, el gusto por el trabajo bien hecho...

    ¿Qué estamos haciendo mal? ¿Podríamos cambiarlo?

    ResponderEliminar
  3. Eso de la tontería no es cosa exclusiva de los más jóvenes. Yo conozco unos cuantos ya creciditos que tienen muuucha tela. Aunque en ese caso creo que seria mejor hablar de incompetencia total y absoluta.
    Y respecto a los críos que suben... creo que falla un poco todo. La "educación" que se da en casa, que se deje todo para el colegio, el decir que sí siempre porque discutirte y razonar con niño és más dificil y saca más tiempo...

    ResponderEliminar
  4. Hombre, crisis no hay. Lo dice el gobierno. Hay desaceleración económica. El ejemplo lo tenemos en la Wii. Si se vende la Wii, no hay crisis. A ver a final de año. Este año le voy a pedir a los Reyes Magos una letra de la hipoteca.

    Con respecto a la educación de los niños, creo que primero hay que ver la educación de los padres. Si no se trabaja ese aspecto, no se puede hacer nada.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Dress Code para maestras (y maestros)

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal