Vida cabrileña

Los días se suceden en Cabra, lentos hasta el martes, a una velocidad vertiginosa del miércoles en adelante.

Afortunadamente, con el suceder de los días se ha ido el frío, que dejó nevadas en las cumbres justo el viernes pasado. Desde que llegué a Cabra el frío y las formas de combatirlo me ha ocupado la cabeza casi en todo momento, pero desde hace un par de días las temperaturas nos dan una tregua, quién sabe si temporal.

Las tardes se me pasan normalmente en casa, preparando las clases, leyendo... No es mucha la vida que puedes hacer en un pueblo pequeño.

Ya soy usuaria de la biblioteca del pueblo, que está bastante bien. Tiene internet y una amplia zona infantil y juvenil en la planta baja. Me saqué La sombra del drago, de Sampedro, y no me gustó mucho, sinceramente. Ahora ando sumergida en Un mundo sin fin y puedo decir que me está gustando infinitamente más que Los pilares de la tierra (Que me pareció una patata).

A veces, por la tarde paseo con mi compi, que tiene un niño de 5 meses. Vamos calle arriba, calle abajo por el cochecito, paramos en el parque...

Llevo vida cabrilense. Ya he experimentado una cosa más.

Comentarios

  1. Ostras pues a mi los Pilares de la Tierra me gustó mucho.. cierto q es un poco oscuro, y con mucha descripción, innecesaria para mi gusto... pero al final me quedé con buen sabor.

    Besos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Dress Code para maestras (y maestros)

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal