Mi maleta: Consejos útiles para la maleta del maestro sustituto

Mi vida nómada me exige hacer, como mínimo, una maleta al mes.

Tengo un juego de maletas, una grandota y otra tamaño equipaje de mano, de AD, en color turquesa y naranja, que me trajeron los Reyes Magos del año pasado. El curso pasado, como tenía más claro por cuánto tiempo iba y venía me llevaba las dos maletas. Este año, estoy prescindiendo de la pequeña y me llevo la grande (y la eterna mochila del portátil).

Después de más de 20 vuelos en año y medio (el del lunes será mi vuelo número 26), he ido adoptando una serie de pautas para hacer la maleta que, aunque a priori puedan parecer razonamientos obvios, a mí me ha costado horas de reflexión compilar:

1) Tipo de maleta: Verdaderamente es una ventaja tener una maleta llamativa y original cuando viajas en avión. La ves enseguida cuando sale por la cinta transportadora y a veces hasta puedes ver cómo la montan en el avión. El tamaño, lo más ajustado posible a lo que se vaya a llevar. Aunque viajo con una bolsa de viaje desmontable de Misako (15 €) por si a la vuelta no soy capaz de rehacer el puzzle, o me han mandado ropa desde casa por correo; se pliega totalmente, de forma que la puedo llevar en el bolsillo exterior de la maleta.

2) Cómo colocar las cosas: Hacer una maleta para el avión no tiene la misma lógica que cuando la haces para viajar en el coche, por ejemplo. Para el coche metes la ropa de forma que veas que no se te va a arrugar. En la maleta para el avión la ropa se va a mover. Seguro que se mueve, así que es conveniente colocarla tipo Tetris, aprovechando bien los huecos para que se desplace lo menos posible.

3) Productos de belleza: He descubierto que es más práctico repartir los productos de belleza en varios neceseres, puesto que encajan con más facilidad que todo en un neceser grande. A veces, algunas de mis cremas van bien cerradas repartidas por toda la maleta. Los cosméticos sufren mucho con el movimiento de la maleta, así que es preferible optar por los polvos compactos antes que los polvos sueltos, que terminan empapando la borla. En Sphera y en el Woman's secret hay frascos pequeños vacíos que pueden resultar útiles. Como mis maletas pueden llegar a ser para meses me echo el bote entero de muchas cosas.

4) ¿Qué ropa me llevo?: La maleta que hago ahora tiene que llevar lo necesario hasta que vuelva, que será en Semana Santa. Tengo que llevar ropa cómoda para estar en casa (no es plan de vivir en pijama) y unas zapatillas de andar por casa. He de pensar qué tipo de vida voy a llevar, así que en mi maleta cabe ropa para salir el fin de semana y ropa cómoda para los tutes por las carreteras canarias antes de llegar al colegio. Yo recomiendo a quien me pregunta llevar un poco de todo. El clima canario puede ser variable, y cambia muchísimo en poca distancia geográfica, así que no pueden faltar ni un abrigo ni una manga corta. Lo más práctico es llevar ropa fina o no demasiado gruesa que permita hacer superposiciones. El bikini se viene siempre conmigo porque la calima llega cuando menos te lo esperas con vientos cálidos que, sobre todo en zonas del sur, te permiten tomar el sol en las playas.

5) Lo imprescindible: Ropa que sea fácil de combinar (vaqueros, camisetas...), calzado cómodo... Unos zapatos de deporte son básicos, sobre todo para los maestros puesto que resutan frecuentes las salidas del Centro escolar con los alumnos. Lo que olvidé en mi primera maleta fue ropa para estar por casa. Es fácil olvidar que te vas a vivir a otro lado, en vez de ir de turista.

6) El botiquín: Es de las primeras cosas que meto en la maleta, quizá por mi pésima experiencia en el Servicio Canario de Salud. Los problemas gástricos por los cambios de agua, las irritaciones de garganta... son frecuentes cuando empezamos a trabajar como maestros. Farmacia suele haber en todos sitios, pero puede que no nos dispensen el medicamento que necesitamos, o no conocemos una farmacia de guardia en el momento más inoportuno.

7) Complementos: Pashminas, collares, pendientes, bolsos... Te avivan cualquier look total black. Los zapatos han de ser versátiles. Los cinturones son imprescindibles (siempre me olvido de echar alguno más). Las pashminas las uso de bufanda cuando hace frío y me envuelvo en ellas cuando hace más calor. Incluso en días de lluvia las uso a modo de capucha. Nunca me puedo olvidar de llevar un paraguas plegable. Sobre todo para la zona Norte de Tenerife, donde llueve a menudo.

8) Agenda, bolígrafos...: El maestro sustituto siempre está estudiando oposiciones o cursos, una segunda carrera... Es imprescindible llevarnos un estuche y una agenda o un cuaderno para tomar notas, copiar el horario que nos dan en el colegio...

9) Lo que siempre se olvida: El cepillo de dientes y el secador de pelo (que es lo último que metemos), el cargador del móvil, el cable de conexión a PC del móvil y de la Cámara de fotos... Últimamente hasta hago una lista para ir tachando a medida que meto en la maleta.

10) El peso de la maleta: Y todo esto en 20 kilos, que es lo que ponen como tope la mayor parte de las compañías aéreas (30 kilos si vuelas en primera). Air Europa no te acepta la maleta si pesa más de 32 kilos, ni pagando. Iberia cobra a patir de los 20 kilos unos 7 euros por kilo de más de recargo, así que ojito.


Espero que la maleta que estoy haciendo me resulte útil, que no llegue allí y diga: ¿para qué eché esto? como me pasa a veces.

Comentarios

  1. A mi me encanta lo de la lista pero si me sobra espacio meto cosas hasta llenarla aunque solo me vaya de fin de semana!!!!!!!!buen viaje!
    besos

    ResponderEliminar
  2. Ufff el temita maletas me mata!!.. por mucho q sintetices, siempre acabas echando cosas de más. Yo suelo hacer una lista con todo lo q he de llevarme, pero anotandolo todo absolutamente. Así es mucho más facil hacerla, y mucho más dificil q se te olvide algo.

    Un besito y feliz vuelo!.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Dress Code para maestras (y maestros)

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal