Con la familia al teléfono

Cuando estoy en casa y no estoy sola, normalmente, nunca cojo el teléfono. Porque nunca es para mí.
Quien se quiere poner en contacto conmigo ya sabe cómo localizarme: Por el messenger o por el móvil.

Así es la cosa. Tanto que si paso unos cuantos días sin abrir el messenger (que suele estar abierto perpetuamente con mensajes de "no estoy", "he salido", "estoy estudiando"...) en mi móvil empiezo a recibir llamadas y mensajes preguntando por mi salud.

Esta mañana, mi madre sale un momento a hacer un recado. No pasan ni diez minutos y el teléfono comienza a repiquetear.

Es una de mis tías, preguntando por mi madre, evidentemente. Tenemos un rato de charla agradable hasta que me suelta la frase del día:

- Y bueno, qué ¿Te estás divirtiendo por Canarias?

Me quedo un tanto parada y completamente muda ante la pregunta. Pasan al menos diez segundos hasta que puedo contestar:

- Es que verás, tampoco estoy allí de vacaciones, ¿sabes? Trabajo, madrugo y cambio de lugar de trabajo cada tres semanas. Bien no lo estoy pasando precisamente.


No sé cómo me imagina la gente en las islas afortunadas. Quizá en un hotel de lujo con piscina, en bikini y con unas gafas de sol glamourosas mientras, desde la tumbona, le digo a un alumno:

- A ver, Danielito, lee.

Lo mismo si me visualizo así en la próxima sustitución pase menos frío y me "divierta" más.

Comentarios

  1. Ojala fuera como piensa tu tia trabajar en canarias. Me encantaria trabajar en un Hospital de canarias con camisa, chanclas y viendo únicamente preciosidades procedentes del norte de europa. Es una lástima que no sean así las cosas....

    ResponderEliminar
  2. Mujer es q Canarias siempre evoca a sol, playas, bien tiempo, vacaciones. Aunq por supuesto no tenga nada q ver en tu caso. Yo me he criado en Marbella, y me pasa algo similar. Cuando la gente me pregunta, piensa q allí estamos codeandonos con famosos constantemente y q vives rodeada de lujo y glamour. Nada más lejos de la realidad, Marbella pueblo es como otro sitio cualquiera. Pero la imaginaciónes como es... con Canarias supongo q pasa igual.

    ResponderEliminar
  3. jajaja, es que es decir Canarias y nos viene a la cabeza sol y playa, como si allí no se trabajara...

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que lo primero que se le viene a la cabeza a todo el mundo es eso... Hasta me han llegado a decir que para qué me llevo abrigo a Canarias...

    ResponderEliminar
  5. Estar en tenerife nunca es lo q imaginan ni lo q imaginamos los q venimos aqui.....estoy aqui desde noviembre y lo siento pero no acabo de adaptarme a esto, por mucho sol q haga....como en tierra de una...espero q estes mas adaptada q yo...

    ResponderEliminar
  6. Hola Marysa, pues la verdad es que depende del lugar donde me toque.

    Por ejemplo, en La Palma el año pasado estaba adaptada a la semana de llegar y no veas cómo lo echo de menos.

    Tenerife me está costando más; el primer colegio fue horrible y me pasaron muchas cosas. Me ayudó bastante vivir en La Laguna, porque es una ciudad que me gusta bastante.

    Mucho de adaptarnos es cuestión de actitud, aunque a veces se nos hace muy difícil.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Dress Code para maestras (y maestros)

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal