En Canarias no hace frío...

Ayer, cuando llegué al colegio, miré el termómetro que hay en la ventana de mi aula: Ocho grados el exterior, 11 en el interior. Pensé que no iba a ser muy diferente dar la clase en el patio que en la clase. Y si no llega a ser por la estufa que hay al lado de donde me siento creo que hubiera perecido por hipotermia.

L, muy chivata ella, me espeta a las nueve y veinte de la mañana:

- Maestraaaaa (voz nasal), P lleva puesto el chaquetón en clase y en clase la maestra no nos deja estar con el chaquetón puesto.
- Déjala, pobrecilla, con el frío que hace en la clase no tengo corazón para decirle que se quite nada.

L me mira y sé que piensa: - Eres una blanda, maestra-


Por la tarde, cuando el sol comienza a caer, la habitación de la residencia se pone aún más fría de lo que estaba. Me decido, me meto las mangas del chaquetón (ya lo tenía echado por encima) y me marcho a buscar una estufa por este San Cristóbal de La Laguna inhóspito.

En la primera tienda que entro me piden casi 50 euros por un calefactor Solac, así que salgo disparada.

Esto de Canarias me fascina: no me miraron mal el año pasado cuando busqué un bikini en diciembre y me miran raro cuando pido un calefactor en enero. Pero raro raro. Me entran ganas de decirle: Que estamos a menos de 10 grados, oiga...

Al fin, después de recorrerme media ciudad, encuentro una tienda donde me venden un calefactor pequeñito por 24'90 euros. La siguiente parada es una ferretería donde entro para comprar una clavija que me permita enchufar la estufa y el flexo a la vez.

La señora de detrás del mostrador, mientras me atiende, me cotillea la bolsa que llevo.

- ¿Te compraste una estufa "miniña"?
- Sí, aquí al lado.
- Es que hace frío, ¿verdad?
- Pues sí, no me explico por qué me ha costado tanto encontrarla, en mi tierra las venden hasta en el "Día" (Supermercados).
- Es que aquí hace poco frío (yo pensando que hablaba esta señora de que no bajaban demasiado las temperaturas), sólo tenemos frío tres meses al año.
- Toma, como en mi tierra (respondo, atónita), los meses de invierno, pero no nos gusta pasar frío, por eso en invierno estufa y en verano aire acondicionado.


No entiendo, sinceramente, por qué soportar temperaturas desagradables habiendo soluciones. Yo soy yo, con mi estufa y mi manta eléctrica.

Comentarios

  1. Yo creo que aguantan el frío por no derrumbar el mito del calorcito canario. Que yo he ido al instituto en pleno mes de Diciembre y con camiseta de manga corta ¿eh? Eso sí, los siguientes Enero y Febrero fueron del pañito ... ¿Sabes que te digo? Ande yo caliente, ríase la gente ...

    ResponderEliminar
  2. jajaja!pues yo era de las que pensaba que hacía calor todo el año...depende de la zona,no?besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal

Dress Code para maestras (y maestros)