Glamour choni

Ni cuando, de adolescente, leía el Ragazza, llegué a leer consejos de belleza tan absurdos como los que leo hoy en Glamourama.

En resumen, este artículo comienza haciendo una sabia reflexión acerca de la verdadera efectividad de ciertos productos de belleza por los que se pide una cantidad de dinero que a veces roza el absurdo.

Sin embargo, a partir de esta reflexión se nos intenta ofrecer versiones baratas para "ahorrar" que me han dejado la cara estirada y sin ninguna arruga de expresión, de lo espantada que me he sentido. A saber (Y copio partes textualmente):

- Polvos bronceadores: he comprobado que algunos de marcas baratas consiguen en mismo efecto que los Terracota de Guerlain

TOMA YA. Esta chica no distingue grano fino de grano grueso, pigmentos, o polvos bronceadores (Guerlain o Lancaster) con factor de protección.

- Brillos de labios: ¿Quién quiere brillo de Dior rosa pálido con efecto iridiscente? Se consigue un efecto más natural y más bonito con la vaselina de toda la vida.

¡Yo! Yo prefiero a Dior. De hecho, prefiero el de Lancôme edición limitada del invierno pasado, pero vamos, para gustos, colores.

- Lápices de ojos: con tal de que el color te vaya, no importa si te los compras en la droguería de al lado de tu casa.

Esto es lo que más me ha impactado. Vale que me defienda que Bourjois tiene algunos lápices que no están mal, pero no cuela que la droguería de la esquina alcance la calidad, duración, resistencia, respeto a mi piel... que MAC, Lancôme, Chanel... Que no, que no y que no. ¿Desde cuando los maquilladores usan los perfiladores de la tienda choni para hacer sus creaciones? ¿De verdad hay gente que se pone eso en el ojo?.

- Máscara de pestañas: se caducan pronto, así que sólo te puedes justificar gastarte un poco más si la usas todos los días y la vas a terminar antes de tres meses

Uish, uishh... ¿A quién me veo yo sin pestañas?

Justo en el post anterior a este la autora del blog comenta que en la peluquería le dicen que su peinado es una birria y que tiene el pelo estropeadísimo.

No hace falta ser Sherlock Holmes para ver la clara relación entre a y b.

Comentarios

  1. Jajajaja!qué bueno!yo también lo leí y pensé, joder, yo me maquillo poco pero prefiero cosas que me ofrezcan un poco de garantía, no se me vaya a caer la cara a pedacitos. En fin ,que hay gente pa'to!

    ResponderEliminar
  2. Bueno, yo os leo a las dos y mientras que a ella me la imagino guapa y estilosa a ti te imagino como la gorda resentida que eres. Con todos mis respetos.

    ResponderEliminar
  3. Mira,anónimo/a antipático/a. Lileth es un encanto de persona y con un corazón de oro.Dulce y encantadora como la que más, guapa y con piel de porcelana. No imagines tanto y haz caso a sus consejos. Bsos de dos.

    ResponderEliminar
  4. Uish, qué piropos más buenos me encuentro cuando me levanto... Tendré que hacer que se enerven más a menudo para que me suban el ánimo.

    Besos.

    Por cierto, sigo sin entender que "gordo" sea considerado algo peyorativo. Como dice la señora a la que sustituía, hay cuerpos finos y cuerpos gruesos.

    La pena, y lo que realmente me preocupan son las mentes toscas.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Dress Code para maestras (y maestros)

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal