Glamour choni III (El vestido que costó una corona)

En estos días se vuelve a hablar de Eva Sannum, la ex novia de nuestro príncipe. Al parecer, mantuvieron una relación de cuatro años de duración, donde esta chica aguantó el acoso de la prensa y el despiece desalmado de su vida, aspecto e intimidades por parte de todos.





No nos gustaba que no fuera española (Preferíamos a Isabel Sartorius). No nos gustaba que saliera en bikini o en ropa interior (España aún es un país con doble moral) y no nos gustaba que fuera amiga de esa fresca llamada Mette Marit.





Pero poco a poco nos íbamos haciendo a la idea y ya la dábamos por casada, hasta que esta chica en vez de optar por Armani, Valentino o Carolina Herrera (Un diseño español hubiera sido un gran acierto), se fue a la tienda choni de su barrio y apareció en la boda de los herederos noruegos de esta guisa:








Dicen que fue nuestra Sofi la que dijo que nones, pero yo pienso que fue el novio el que pensó: yo con estas pintas y tanta carne al descubierto no te puedo hacer reina de nada. Y salió por patas.

Frecuentemente, querer, no es poder.

Comentarios

  1. totalmente de acuerdo, con este vetido azul petróleo empezó su declive....

    ResponderEliminar
  2. Lo que me llama la atención de esta chica es que, según la foto, aparece mona o feísima. Para mí que la mandíbula no es su punto fuerte...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal

Dress Code para maestras (y maestros)