Encrucijadas

Hoy, cuando vuelvo la vista atrás veo las encrucijadas por las que pasé, los caminos que no tomé.

Si volviese atrás, y supiera todo lo que hoy sé, hay caminos que, aunque parece que no me llevaron a nada, volvería a coger y otros que, aunque parecieron llevarme a algo, evitaría sin pensar.

Hay días en los que recuerdo que de pronto ocurre algo que me cambia la vida. Una mañana en la que echo una bolsa de empleo, un día en el que decido cambiar de carrera, dejar de estar con una persona.

Y cuando hoy, miro a mi alrededor, no puedo evitar preguntarme cómo evitaré las encrucijadas que me separen de lo que quiero quedarme.

Hay cosas que te quita la vida. Otras, somos nosotros quienes las dejamos atrás.

Comentarios

  1. Te "robé" este post para ponerlo en la dedicatoria de un libro!!

    ResponderEliminar
  2. Me alegro que te inspiase para algo tan emotivo como dedicar un libro.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. A mi no me gustaria vivir una vida sin encrucijadas.
    Las encrucijadas nos hacen estar vivos, las decisiones nos hacen madurar, los aciertos nos hacen felices y los errores nos permiten recordar y no volver a errar. O a veces, nos permiten recordar y desear volver a errar.

    Un saludo y feliz encrucijada!

    ResponderEliminar
  4. Hola, Lileth, tiene Coelho un manual que me sirve para esas encrucijadas inevitables, de esas en las que te has olvidado la brújula en casa y el móvil no tiene batería, de esas en la que la decisión, es sólo tuya y no la puedes ni evitar, ni postergar. Si lo buscas en google, lo hallarás rápidamente: se llama "Manual para conservar caminos"

    Felices encrucijadas en el nuevo año:-D

    ResponderEliminar
  5. Pues me pongo a la búsqueda inmediatamente, Rompeolas. Gracias.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal

Dress Code para maestras (y maestros)