A mis años...

Buscando alojamiento, una compañera del colegio, malagueña ella, me orientó hacia una residencia de estudiantes femenina regentada por religiosas.

Estas señoras, que son unos soles, siempre tienen unas habitaciones preparadas para maestras que, como yo, vamos sustituyendo y con una maleta a todas partes.

El precio más que razonable y la pensión completa (junto con el wifi), me hacen decidirme a quedarme con esta opción de alojamiento.

Anoche, recién llegada y a la hora de la cena en el comedor, me sentí como en el primer día de instituto (y además, repetidora). Más de cien pares de ojos me observaban y excrutaban mi cara de perdida.

A mis años, en una residencia de estudiantes...

Comentarios

  1. No se como te las arreglas, pero encuentras Wifi donde quiera que vas. Yo aqui en Puertollano con suerte se la pillo a un pobre inocente que no la tiene cerrada, y eso acercandome peligrosamente a la ventana.

    ResponderEliminar
  2. Algun dia me diras a quien conoces en Rusia, por que no me diras que son conexiones casuales. El de Afganistan me lo puedo figurar, por que hay soldados españoles, jejeje, pero leerte desde Rusia, Japon o Australia.... O los españoles estamos mas repartidos de lo que pensaba, o tu blog engancha mas que una telenovela venezolana en tarde de abandono.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal

Dress Code para maestras (y maestros)