Mi nuevo colegio

Mi nuevo colegio está en una carretera que va cuesta abajo, una cuesta hacia el mar.

La brisa fresca sube la colina y se nos cuela por los resquicios de las ventanas.

Mi clase, un quinto curso de primaria, que me describieron al llegar como problemáticos (ya estamos, me dije) ha resultado ser el curso de niños más santos que he tenido en mi vida.

De francés nivelazo, así que se puede decir que estoy contenta.

Tocaba, como diría Vanesa.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal

Dress Code para maestras (y maestros)