Madrugando

Cuando llego al colegio, en torno a las 8 de la mañana, llevo ya un par de horas despierta. La Laguna aún no se ha recogido de sus ruidosas juergas nocturnas cuando me levanto. Me visto, me arreglo, desayuno en petit comité con una religiosa y salgo a la calle que me las pelo, siendo la primera en salir de la residencia cada mañana.

Para ir al colegio tengo dos opciones con un denominador común:

- Ir andando a la parada de guaguas.
- Ir en guagua a la parada de guaguas (versión 2.0 de lo de "llevarte en coche al coche").

Denominador común: tres cuartos de hora en la guagua 051 que me deja justo al lado del cole, cuesta mediante. La cuesta desde luego es tan empinada que la podrían usar los suicidas para tirarse por ella... Todo es ponerse.

Comentarios

  1. Hola!sólo decirte que me encanta tu blog!y todavía me río acordandome del post del pelito!yo tambien tuve uno!!!!!jajajaja.Felicidades

    ResponderEliminar
  2. Bueno, las cuestecitas tienen sus cosas buenas. Reafirman los gluteos y trabajan cardiovascular.

    ResponderEliminar
  3. Ohhhh, qué tierno!!!!

    La familia de los pelitos mutantes... El otro día vi a una chica en el tranvía que tenía uno y me dió tremenda envidia.

    ResponderEliminar
  4. Hola guapa!te estás quedando en el Nazaret? Mi madre vivía ahí cuando estudiaba magisterio. Espero que te guste La Laguna. Pásate por mi blog y mira en el post sobre mis tiendas favoritas, por si te aburres y quieres dar un paseíto por mi ciudad. Mucho ánimo y mucha suerte.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal

Dress Code para maestras (y maestros)